Algo más de nuestro pueblo

La ciudad de El Prat de Llobregat se encuentra en la comarca del Baix Llobregat en la provincia de Barcelona, comunidad autónoma de Cataluña, España y forma parte del área metropolitana de Barcelona. En su término municipal se encuentran infraestructuras de gran importancia para Barcelona como el Aeropuerto de Barcelona, y una vez finalizadas las obras del desvío del Río Llobregat una parte de la zona portuaria del puerto de Barcelona. La ciudad se encuentra a orillas del Mar Mediterráneo y su término municipal de una superficie de 32,23 km² linda con los de Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Baudilio de Llobregat y Viladecans. El terreno es prácticamente llano y su altitud máxima (5 metros) se encuentra en la Plaça de la Vila. Las localidades hermanadas con El Prat son Garrovillas de Alconétar (Cáceres), Gibara (Cuba), Kukra Hill (Nicaragua) y el condado de Fingal (Irlanda).Clima El Prat tiene clima mediterráneo, con veranos cálidos e inviernos templados y relativamente húmedos. La temperatura media anual es de 15,6 °C. La de las máximas es de 19,8 °C y la de las mínimas de 11,3 °C. La media de precipitación anual es de 628 litros por metro cuadrado, aunque la cantidad varía notablemente de un año a otro. Las precipitaciones muestran dos mínimos (febrero y julio) y dos máximos (mayo y octubre). En muy pocas ocasiones, ha nevado, y cuando lo ha hecho, ha sido durante un período pequeño. La última vez que nevó fue el día 8 de marzo de 2010, haciéndolo durante todo el día, siendo la mayor nevada en 25 años. En el periodo 1971-2001 los datos meteorológicos más relevantes registrados en el aeropuerto fueron: Temperaturas: La temperatura más baja registrada fue de -7,2ºC. El mes más frío es enero, con una media de 8,9ºC. El mes más cálido es julio, con una media de 23ºC. La temperatura más alta registrada fue de 34,2ºC. Precipitación: El mes menos lluvioso es julio, con una media de 20 l/m². El mes más lluvioso es octubre, con una media de 91 l/m². La máxima precipitación recogida en 24 horas fue de 174 l/m². El Prat es el único municipio creado cuyo territorio se encuentra íntegramente en el delta del Llobregat. Las tierras de El Prat comienzan a ser habitadas hacia el siglo X, mucho antes de la creación del núcleo urbano. A finales del siglo XVII El Prat todavía no formaba poblado pero poseía una vida legal independiente con un consejo y unas ordenaciones municipales desde 1689. El siglo XVII es el del nacimiento de El Prat urbano. Así, entre 1720 y 1740 comienzan a construirse las primeras casas alrededor de los edificios de la plaza, hecho motivado por la autorización concedida a Bernat Gual, un granjero, para abrir una carnicería próxima a un cruce de caminos (lo que hoy es la Plaça de la Vila). Posteriormente, se concedía el derecho papal para tener una parroquia propia, y más tarde crecían a los alrededores el hostal (que hacía las funciones de taberna y panadería, aparte de las que su nombre indica). La apertura de la carnicería, su buena situación, la construcción de la parroquia y la del hostal, favorecieron que varios artesanos se instalaran en el lugar. A lo largo del siglo las casas se agruparán en dos hileras que se extenderán paralelamente hacia el norte resiguiendo los dos lados de uno de los caminos. Así se formará la primera calle del pueblo, la única que habrá durante mucho tiempo: la calle Major. Poco después el pequeño núcleo se ve favorecido por la barca que el mismo Bernat Gual pone en servicio para pasar el río, ya que para ir a comerciar a Barcelona se requería remontar el río (que en aquel tiempo transcurría justo al este de la hilera de casas) hasta el primer puente, en Martorell, a 23 km de allí, lo que suponía un viaje de un día sólo para ir. Con la barca, el trayecto quedó reducido a ocho kilómetros, cosa que hizo que muchos más campesinos se interesaran en instalarse en El Prat. Al empezar el siglo XIX, la economía de la población está basada todavía en una agricultura tradicional, fundamentada en el trabajo familiar y en la contratación temporal de jornaleros en los momentos de más trabajo. A lo largo del siglo, el crecimiento de la actividad agrícola, juntamente con el incremento demográfico, provocará un aumento del número de jornaleros. Éstos, junto a los artesanos, serán los artífices del crecimiento del núcleo urbano. La construcción del puente de Ferran Puig para cruzar el río (1873), la llegada del ferrocarril (1881) y el descubrimiento del agua artesiana (1893) abrieron perspectivas de desarrollo a la población que se materializarán en el siglo XX. El Prat afronta la entrada del nuevo siglo con un hecho fundamental en el campo: la consolidación de los cultivos de regadío, que han conseguido desbancar totalmente a los cereales de secano. Casi todas las tierras han sido adaptadas a los nuevos productos, mucho más rentables, y eso ha repercutido en la mejora de la situación general de la población agrícola y jornalera. El Prat vive unos años de expansión gracias a la comercialización de los excedentes agrícolas, y gozan de especial reconocimiento por su calidad la alcachofa, la lechuga y el melón. La ruptura con las formas de vida tradicionales vendrá provocada, básicamente, por la llegada de la industria y la instalación de la aviación. El paso de mano de obra del campo a la fábrica, la llegada masiva de trabajadores de otros lugares y la consolidación de la semanada en substitución del inseguro jornal, contribuirán a alterar profundamente la configuración social y cultural de El Prat. En 1917, con la instalación de la Papelera Española, en 1923 con los tres aeródromos en funcionamiento (eran los campos de la Aeronáutica Naval, el de Josep Canudas y el de la compañía francesa Latecoère) y en 1926 con la puesta en funcionamiento de La Seda, serán años clave en el proceso de transición de la sociedad agraria a la industrial. La consolidación del proceso industrializador comportará la llegada masiva de nuevos pobladores que se encontrarán con una ciudad que no está preparada para acoger este flujo demográfico. El Prat de 1950 tenía 10.038 habitantes y 25 años más tarde, en 1975, la población total era de 51.058 personas. Los principales déficit se sitúan en la falta de viviendas y de plazas escolares pero también se hacen evidentes en los servicios, especialmente en el agua y en el alcantarillado. A lo largo de los años setenta del siglo XX El Prat vivió un importante crecimiento, no siempre equilibrado, para adaptarse a la nueva realidad social. En los años ochenta el crecimiento urbano continuó y se ampliaron los polígonos industriales con la llegada de nuevas empresas. Las preocupaciones urbanísticas van dirigidas a conseguir una mejora en los equipamientos, especialmente en los barrios más densificados y con más carencias, en un intento de racionalizar el urbanismo incontrolado de las décadas anteriores y equilibrar el crecimiento. [editar] Símbolos El escudo del Prat de Llobregat se define por el siguiente blasón: Escudo losanjado: de azur, un grindel de argén ornamentado de oro y un cogollo de oro con el diente en la cabeza y mirando hacia dentro pasadas en sautor. Por timbre una corona mural de pueblo. Fue aprobado el 29 de marzo de 2001 y publicado en el DOGC el 23 de abril del mismo año con el número de documento 3373. Su Fiesta Mayor se celebra el último fin de semana de septiembre de cada año, coincidiendo con las Fiestas de la Merce en Barcelona, aunque es una coincidencia puramente temporal puesto que la Fiesta Mayor de El Prat se debe a San Cosme y San Damián. También son patrones de la localidad San Pedro y San Pablo. La segunda semana de diciembre se celebra la feria avícola de la raza Prat dedicada principalmente a una raza de pollo autóctona del municipio: el pollo de raza Prat, también conocido como Pota Blava. En el término municipal se encuentran algunos edificios de cierto interés histórico y arquitectónico: La telegrafía, obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1911 es la única estación telegráfica de la Marconi Wireless Telegraph Company que se conserva en territorio español. Se ha reformado recientemente y en la actualidad se encuentra en terreno del Aeropuerto de Barcelona y el acceso está controlado por AENA. La Granja la Ricarda es un edificio del Modernismo catalán construido en 1907. Aunque su autoría no está clara, algunos la atribuyen al arquitecto militar Francisco Bastos. Fue una de las granjas más modernas de su época, dedicada a la producción de leche. Fue demolida por la ampliación del aeropuerto y se ha reconstruido pieza por pieza en el Prat de Llobregat, en camí de Cal Silet. El mural de cerámica de la terminal B del aeropuerto, obra de Joan Miró, 1970. La casa consistorial en la Plaça de la Vila, edificio neogótico del año 1905 La Torre Balcells que actualmente alberga una de las 3 bandas de música municipales y el centro de interpretación del delta del Río Llobregat El edificio del Colegio de la Seda, antigua biblioteca y posteriormente colegio de la fábrica de La Seda de Barcelona El cuartel de Carabineros y la casa Semàfor, recientemente reformados se puede visitar y entrar dentro por una pasarela construida en su interior, en un lugar de gran belleza. El Artesà, antiguo teatro levantado por los campesinos y ciudadanos de la villa en la primera década del siglo XX. Ahora convertido en bar con terraza.

jueves, 25 de abril de 2019

El Pratense Juan Riera, debuta con el libro "El ángel tatuado"


‘El ángel tatuado’: cómo los robots domésticos cambiarán nuestras vidas en el futuro

·       Juan Riera Gracia revoluciona el mundo literario en su debut literario en forma de saga con una temática y estilo inéditos. 



·         Populismos, globalización, inmigración masiva, crisis energética, inteligencia artificial, islamismo y otros factores actuales se combinan en un cóctel explosivo con el cual el autor describe un futuro sorprendente y fascinante.



·         El libro describe cómo, tras la III Guerra Mundial, la sociedad occidental avanza feliz e inconsciente hacia su desaparición por envejecimiento mientras la mayor parte de la población comparte su vida sentimental y cotidiana con robots domésticos.

“El ángel tatuado” es la primera entrega de una saga que arranca en nuestros días y
Juan Riera
termina en la primera mitad del siglo XXI, si bien el eje central de la historia se sitúa en 2070. Una novela debut de Juan Riera, natural del Prat de Llobregat, que describe cómo, tras la III Guerra Mundial, la sociedad occidental avanza feliz e inconsciente hacia su desaparición por envejecimiento mientras la mayor parte de la población comparte su vida sentimental y cotidiana con robots domésticos.
La narración de Juan Riera, licenciado en Historia, combina elementos reales actuales y de ficción para reflexionar sobre el individuo, el poder de las ideas, los prejuicios, los miedos y deseos. Es también, tal y como añade el autor, un grito a favor de la libertad del individuo en contra de la dictadura de la corrección política y del fanatismo religioso. “Una reflexión sobre la influencia que los avances de la ciencia y la tecnología pueden tener en el presente y en el futuro de nuestras vidas”, matiza.
La novela parte de un presente donde todos los problemas que afectan actualmente a la humanidad desembocan en la Tercera Guerra Mundial que el autor describe con detalle. “El fanatismo islamista, la crisis energética y económica, la inmigración masiva… forman parte del libro como forman parte de la sociedad actual”, describe.
En este escenario, también tiene lugar una historia de amor, ambientada en la Barcelona de 2070. La novela, explica el autor, habla del amor en muchas de sus variantes desde el amor no correspondido al amor que conduce a la locura. “También nos hace reflexionar sobre el sentido de la vida y sobre la estupidez humana”, añade Juan Riera.

Sinopsis.

Tras el Tratado de Paz de Budapest (2031), que pone fin a la III Guerra Mundial entre la Gran Coalición de Occidente y la Alianza Islámica, Occidente se aísla del resto del mundo protegido por un impenetrable muro de alta tecnología militar. Tras este muro, la llegada masiva de millones de refugiados musulmanes llegados de Occidente provoca una seria de genocidios, guerras civiles y golpes de estado que convierten al bloque islámico en un caos, salvo en Sudán. Allí un refugiado con una educación elitista, Faisal al-Turabi, alcanza el poder y convierte a este país pobre en la gran potencia regional. Pero detrás de este fabuloso desarrollo social y económico se esconde una terrible tragedia: una nueva versión de esclavitud en pleno s. XXI.
En 2070, cuarenta años después de la guerra, dos personas muy distintas viven una apasionada relación. Toni es un personaje gris, típico de la avanzada, opulenta y aparentemente feliz sociedad occidental. Pero tras esa fachada exitosa se esconde el gran drama de Occidente que parece dirigirse feliz e inconscientemente hacia su extinción. Sara lleva más de veinte años tras el muro, en Etiopía, como cooperante en una misión católica que ayuda a las víctimas de los conflictos armados permanentes. Durante unas semanas su relación pondrá de manifiesto sus distintas perspectivas sobre el mundo y el sentido de la vida. Finalmente, Toni debe decidir hasta qué punto está decidido a renunciar a todo por amor.

Sobre el autor.
Juan Riera Gracia (Barcelona, 1973) es licenciado en Historia y encargado de obra por el Institut Gaudí de la Construcció. También ha realizado un posgrado en energías renovables. Durante casi veinte años ha trabajado en el sector de la construcción, principalmente como encargado general de obra. Apasionado de la historia de África negra gracias al profesor Ferran Iniesta, su vida tuvo un punto de inflexión a raíz de trabajar durante un año en Nigeria, concretamente en Uyo, escenario de la Guerra de Biafra (1967-70). Allí sucumbió al hechizo del lugar y de sus gentes, marcando un punto de inflexión en su vida.
Desde 2017 trabaja en el pequeño negocio agrícola familiar, actividad que le permite escribir. ‘El ángel tatuado’ es su debut.

13 candidaturas optarán a las municipales pratenses. Conozca un poco más de ellas

Trece, (toquemos madera), serán las listas que optarán a conseguir un asiento en el
consistorio pratense, obviamente no faltarán los clásicos, ICV, el partido de gobierno municipal que ahora concurre como El Prat en Comú- En comú Guanyem, gran incógnita de estas elecciones, pues cambian de candidato, LLuis Tejedor, por otro Lluis, en este caso Mijoler, hijo de quien fuera concejal del PSUC y ex-presidente de la AE. Prat, abogado en ejercicio con despacho en El Prat. De hecho el único cambio que hay en la lista es Tejedor, pues el resto de concejales repiten, aunque en puridad hay que decir que el actual alcalde no desaparece, pues cierra la lista en señal de apoyo.

Repite por el PSC-PSOE el candidato , Juan Pedro Pérez Castro, actual primer teniente de alcalde, licenciado en Ciencias Políticas y responsable de deportes del consistorio pratense.

También repite candidato ERC, que presenta a Jordi Ibern, electricista y en estos momentos dedicado a la gestión municipal.

Ochoa por el Partido Popular es otro de los que volverán a optar a conseguir un puesto en el Ayuntamiento, el candidato pratense también está dedicado a la gestión municipal en estos momentos.

Por Ciudadanos, vuelve a presentarse Antonio Miguel Ruiz Redondo, proyectista decorador en un conocido comercio de muebles de la ciudad, el cambio lo protagoniza el número dos, ya que quien ocupó el puesto en las anteriores elecciones fue Norman Muñoz ,  abandonó el partido y su lugar lo ocupa el Secretario General de la formación Jordi López, activista social y sindical.

Otros partidos que antes estaban en el Ayuntamiento y cuyos candidatos vuelven a comparecer son Podemos, que tiene como candidata a Sandra Daza, quien en las anteriores elecciones se presentó por la plataforma Se Puede El Prat. Daza también está dedicada a la gestión municipal. Cristina Simón se vuelve a presentar, sólo que en vez de por Guanyem por Izquierda en Positivo, Simón trabaja en una conocida marca de moda.

Quien cambia de nombre y de candidato es el PDCAT,  es Junts pel Prat y presenta al joven Gerard Valverde como alcaldable. Valverde es licenciado por ESADE en ADE, profesionalmente se dedica a la gestión de fondos de inversión solidarios

También intentarán entrar otros partidos "conocidos", como la CUP, que presenta al Diseñador Gráfico Xavier Iroz y Vox, un partido que presenta una lista en la que gran parte de ella está compuesta por personas de fuera de nuestra ciudad, como el propio candidato Carlos Cortizo Casanovas, del que desconocemos más datos, salvo que escribe en el medio digital de ultraderecha, Las Voces del Pueblo. Vox, tuvo que recurrir a personas de fuera de nuestra ciudad al no conseguir candidatos del Prat, tanta debió ser la necesidad que incluso presentan en su lista a un pratense que afirma en las redes el consumo habitual de medicación para los trastornos psiquiátricos.

Partidos creados específicamente para estas municipales pratenses son Suma Prat, que presenta como candidato al Ingeniero Industrial y autónomo Pedro Olivares Carreño, el partido tiene una ideología difusa, que definen de "Por y para El Prat", igual por cierto que Centrats en El Prat, que capitanea el Joven estudiante David Simón Rosell, este partido incorpora a candidatos del centro y centro derecha y acoge a declarados españolistas y a no menos declarados independentistas,en lo que han venido a denominar como una "candidatura transversal que pone El Prat en el centro de su acción política". La lista ha conseguido incorporar a reconocidos personajes de la ciudad y la cierra el comerciante Valentí Font.

Quien quiso recabar la aprobación de la ciudadanía antes de presentarse fue Somos Prat-Somos Vecinos, agrupación electoral que encabeza el profesor de secundaria e Ingeniero Industrial David Pulido. Somos Prat, durante catorce días,del 3 al 17 de abril, consiguió 1825 firmas avalando su candidatura, de las que la Junta Electoral de Zona (JEZ)  verificó 1587, toda una prueba de fuerza. La agrupación está compuesta por activistas sociales y miembros de las diferentes mareas y agrupaciones de defensa de la escuela y la sanidad pública y compite directamente por el espacio electoral de Podemos al estar compuesta mayoritariamente por ex-miembros de esta formación y también , aunque con menor intensidad con El Prat en Comú.


No obstante no lo tendrán fácil los partidos y agrupaciones que no tienen un referente catalán o estatal, al coincidir las elecciones municipales con las europeas, no parece fácil que los electores cojan una papeleta para Estrasburgo y otra para una lista de ámbito municipal.

En general son los partidos de izquierda quienes presentan listas paritarias, mientras que en el resto hay de todo, destacando en este sentido y en el ámbito de los partidos de la derecha, Junts pel Prat, que presenta una lista bastante paritaria.

En resumen una variada oferta en la que podrán escoger, aunque serán sólo 25 de los candidatos se sentarán en el pleno del Ayuntamiento, "Aleja jacta est".

Qué fan al Capri?

Dijous 25 a les 20:00 hores Divendres, 26 , Dissabte, 27 i Diumenge 28 a les 17:30h., 21:15 hores. Dimecres 1 de maig a les 17:30h.i 21:15 hores.

Vengadores: Endgame.

Direcció: Christopher Markus, Stephen McFeely

Guió: Christopher Markus
Intèrprets: Karen Gillan, Evangeline Lilly, Robert Downey Jr., Chris Ewans, mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Don Cheadle, Paul Rudd, Brie Larson, Dahai Gurira, Bradley Cooper, Josh Brolin
Gènere: acció, ciència ficció
Durada: 181 minuts

Els devastadors esdeveniments que va posar en marxa Thanos, van destruir la meitat de l'univers i van fracturar les files dels Vengadors. Ara s'hauran d'enfrontar als nous esdeveniments i hauran de prendre partida.