Algo más de nuestro pueblo

La ciudad de El Prat de Llobregat se encuentra en la comarca del Baix Llobregat en la provincia de Barcelona, comunidad autónoma de Cataluña, España y forma parte del área metropolitana de Barcelona. En su término municipal se encuentran infraestructuras de gran importancia para Barcelona como el Aeropuerto de Barcelona, y una vez finalizadas las obras del desvío del Río Llobregat una parte de la zona portuaria del puerto de Barcelona. La ciudad se encuentra a orillas del Mar Mediterráneo y su término municipal de una superficie de 32,23 km² linda con los de Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Baudilio de Llobregat y Viladecans. El terreno es prácticamente llano y su altitud máxima (5 metros) se encuentra en la Plaça de la Vila. Las localidades hermanadas con El Prat son Garrovillas de Alconétar (Cáceres), Gibara (Cuba), Kukra Hill (Nicaragua) y el condado de Fingal (Irlanda).Clima El Prat tiene clima mediterráneo, con veranos cálidos e inviernos templados y relativamente húmedos. La temperatura media anual es de 15,6 °C. La de las máximas es de 19,8 °C y la de las mínimas de 11,3 °C. La media de precipitación anual es de 628 litros por metro cuadrado, aunque la cantidad varía notablemente de un año a otro. Las precipitaciones muestran dos mínimos (febrero y julio) y dos máximos (mayo y octubre). En muy pocas ocasiones, ha nevado, y cuando lo ha hecho, ha sido durante un período pequeño. La última vez que nevó fue el día 8 de marzo de 2010, haciéndolo durante todo el día, siendo la mayor nevada en 25 años. En el periodo 1971-2001 los datos meteorológicos más relevantes registrados en el aeropuerto fueron: Temperaturas: La temperatura más baja registrada fue de -7,2ºC. El mes más frío es enero, con una media de 8,9ºC. El mes más cálido es julio, con una media de 23ºC. La temperatura más alta registrada fue de 34,2ºC. Precipitación: El mes menos lluvioso es julio, con una media de 20 l/m². El mes más lluvioso es octubre, con una media de 91 l/m². La máxima precipitación recogida en 24 horas fue de 174 l/m². El Prat es el único municipio creado cuyo territorio se encuentra íntegramente en el delta del Llobregat. Las tierras de El Prat comienzan a ser habitadas hacia el siglo X, mucho antes de la creación del núcleo urbano. A finales del siglo XVII El Prat todavía no formaba poblado pero poseía una vida legal independiente con un consejo y unas ordenaciones municipales desde 1689. El siglo XVII es el del nacimiento de El Prat urbano. Así, entre 1720 y 1740 comienzan a construirse las primeras casas alrededor de los edificios de la plaza, hecho motivado por la autorización concedida a Bernat Gual, un granjero, para abrir una carnicería próxima a un cruce de caminos (lo que hoy es la Plaça de la Vila). Posteriormente, se concedía el derecho papal para tener una parroquia propia, y más tarde crecían a los alrededores el hostal (que hacía las funciones de taberna y panadería, aparte de las que su nombre indica). La apertura de la carnicería, su buena situación, la construcción de la parroquia y la del hostal, favorecieron que varios artesanos se instalaran en el lugar. A lo largo del siglo las casas se agruparán en dos hileras que se extenderán paralelamente hacia el norte resiguiendo los dos lados de uno de los caminos. Así se formará la primera calle del pueblo, la única que habrá durante mucho tiempo: la calle Major. Poco después el pequeño núcleo se ve favorecido por la barca que el mismo Bernat Gual pone en servicio para pasar el río, ya que para ir a comerciar a Barcelona se requería remontar el río (que en aquel tiempo transcurría justo al este de la hilera de casas) hasta el primer puente, en Martorell, a 23 km de allí, lo que suponía un viaje de un día sólo para ir. Con la barca, el trayecto quedó reducido a ocho kilómetros, cosa que hizo que muchos más campesinos se interesaran en instalarse en El Prat. Al empezar el siglo XIX, la economía de la población está basada todavía en una agricultura tradicional, fundamentada en el trabajo familiar y en la contratación temporal de jornaleros en los momentos de más trabajo. A lo largo del siglo, el crecimiento de la actividad agrícola, juntamente con el incremento demográfico, provocará un aumento del número de jornaleros. Éstos, junto a los artesanos, serán los artífices del crecimiento del núcleo urbano. La construcción del puente de Ferran Puig para cruzar el río (1873), la llegada del ferrocarril (1881) y el descubrimiento del agua artesiana (1893) abrieron perspectivas de desarrollo a la población que se materializarán en el siglo XX. El Prat afronta la entrada del nuevo siglo con un hecho fundamental en el campo: la consolidación de los cultivos de regadío, que han conseguido desbancar totalmente a los cereales de secano. Casi todas las tierras han sido adaptadas a los nuevos productos, mucho más rentables, y eso ha repercutido en la mejora de la situación general de la población agrícola y jornalera. El Prat vive unos años de expansión gracias a la comercialización de los excedentes agrícolas, y gozan de especial reconocimiento por su calidad la alcachofa, la lechuga y el melón. La ruptura con las formas de vida tradicionales vendrá provocada, básicamente, por la llegada de la industria y la instalación de la aviación. El paso de mano de obra del campo a la fábrica, la llegada masiva de trabajadores de otros lugares y la consolidación de la semanada en substitución del inseguro jornal, contribuirán a alterar profundamente la configuración social y cultural de El Prat. En 1917, con la instalación de la Papelera Española, en 1923 con los tres aeródromos en funcionamiento (eran los campos de la Aeronáutica Naval, el de Josep Canudas y el de la compañía francesa Latecoère) y en 1926 con la puesta en funcionamiento de La Seda, serán años clave en el proceso de transición de la sociedad agraria a la industrial. La consolidación del proceso industrializador comportará la llegada masiva de nuevos pobladores que se encontrarán con una ciudad que no está preparada para acoger este flujo demográfico. El Prat de 1950 tenía 10.038 habitantes y 25 años más tarde, en 1975, la población total era de 51.058 personas. Los principales déficit se sitúan en la falta de viviendas y de plazas escolares pero también se hacen evidentes en los servicios, especialmente en el agua y en el alcantarillado. A lo largo de los años setenta del siglo XX El Prat vivió un importante crecimiento, no siempre equilibrado, para adaptarse a la nueva realidad social. En los años ochenta el crecimiento urbano continuó y se ampliaron los polígonos industriales con la llegada de nuevas empresas. Las preocupaciones urbanísticas van dirigidas a conseguir una mejora en los equipamientos, especialmente en los barrios más densificados y con más carencias, en un intento de racionalizar el urbanismo incontrolado de las décadas anteriores y equilibrar el crecimiento. [editar] Símbolos El escudo del Prat de Llobregat se define por el siguiente blasón: Escudo losanjado: de azur, un grindel de argén ornamentado de oro y un cogollo de oro con el diente en la cabeza y mirando hacia dentro pasadas en sautor. Por timbre una corona mural de pueblo. Fue aprobado el 29 de marzo de 2001 y publicado en el DOGC el 23 de abril del mismo año con el número de documento 3373. Su Fiesta Mayor se celebra el último fin de semana de septiembre de cada año, coincidiendo con las Fiestas de la Merce en Barcelona, aunque es una coincidencia puramente temporal puesto que la Fiesta Mayor de El Prat se debe a San Cosme y San Damián. También son patrones de la localidad San Pedro y San Pablo. La segunda semana de diciembre se celebra la feria avícola de la raza Prat dedicada principalmente a una raza de pollo autóctona del municipio: el pollo de raza Prat, también conocido como Pota Blava. En el término municipal se encuentran algunos edificios de cierto interés histórico y arquitectónico: La telegrafía, obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1911 es la única estación telegráfica de la Marconi Wireless Telegraph Company que se conserva en territorio español. Se ha reformado recientemente y en la actualidad se encuentra en terreno del Aeropuerto de Barcelona y el acceso está controlado por AENA. La Granja la Ricarda es un edificio del Modernismo catalán construido en 1907. Aunque su autoría no está clara, algunos la atribuyen al arquitecto militar Francisco Bastos. Fue una de las granjas más modernas de su época, dedicada a la producción de leche. Fue demolida por la ampliación del aeropuerto y se ha reconstruido pieza por pieza en el Prat de Llobregat, en camí de Cal Silet. El mural de cerámica de la terminal B del aeropuerto, obra de Joan Miró, 1970. La casa consistorial en la Plaça de la Vila, edificio neogótico del año 1905 La Torre Balcells que actualmente alberga una de las 3 bandas de música municipales y el centro de interpretación del delta del Río Llobregat El edificio del Colegio de la Seda, antigua biblioteca y posteriormente colegio de la fábrica de La Seda de Barcelona El cuartel de Carabineros y la casa Semàfor, recientemente reformados se puede visitar y entrar dentro por una pasarela construida en su interior, en un lugar de gran belleza. El Artesà, antiguo teatro levantado por los campesinos y ciudadanos de la villa en la primera década del siglo XX. Ahora convertido en bar con terraza.

lunes, 24 de marzo de 2014

Maratón de donaciones

298 personas de las trescientas que lo intentaron fue el resultado final de la maratón de donación de sangre que el pasado jueves tuvo lugar frente al Cèntric y que duró doce horas.El resultado supera en cien donaciones a la de la ultima edición.
La actividad que se realizó frente al cèntric, estuvo rodeada de diferentes actividades sociculturales que pretendían atraer a los pratenses hacia la actividad solidaria.
El resultado altamente satisfactorio, permite encarar una nueva jornada con el convencimiento de que la solidaridad de los pratenses conseguirá que se bata un nuevo record de participación y donaciones.

Es va dir...Per Jordi Ramos

ES VA DIR. Juan Mestres com a mossèn del Prat el 1789 feia referència a l'origen del Prat de la següent manera:
 "Este nombre de Prat (ni se sabe que haia tenido otro), sin duda, i ésta es la persuasión común, se dio a este terreno por las muchas tierras incultas que en él havía antiguamente, las quales, fertilizadas i regadas con las freqüentes inundaciones del río, producían mucha abundancia de hierba para el ganado, que, según se dice, era mui copioso i el mejor producto para lo vecinos de dicho terreno".

Demà prova de sirenes de risc químic

Protecció Civil de la Generalitat (DGPC) provarà el proper dimarts 25 de març, a partir de les 10.00 hores, les 84 sirenes de la xarxa d’alarmes adscrites al Pla d’Emergència Exterior del Sector Químic de Catalunya PLASEQCAT. Durant l’exercici, sonaran les sirenes d’avís de risc químic ubicades en 37 municipis de Catalunya,entre ells el nostre, el so de les quals és perceptible en una àrea aproximada de 137 Km2. Aquest tipus d’exercici, que es realitza dos cops l’any, serveix per familiaritzar a la ciutadania amb el so d’avís de risc químic i minimitzar el temps de resposta. També servirà per comprovar el seu funcionament.
A més, durant la prova de sirenes del 25 de març, es farà un enviament de missatges massius, a través de l’aplicació per a mòbil gencat.mobi/pcivil, avisant a la ciutadania subscrita a aquest canal de l’activació de la sirena de cada zona, tal com es faria en un cas d’accident químic real.
La xarxa de sirenes de Protecció Civil de la Generalitat és el sistema d’avís a la població de gran abast que contempla el PLASEQCAT per a les poblacions que, hipotèticament, poden quedar afectades per un accident químic de caràcter greu. L’objectiu de la prova és familiaritzar la població amb aquests tipus de senyals d’avís i les accions a realitzar en cas d’accident real i minimitzar el temps de resposta.
L’alarma (so d’alerta), que consta de tres senyals d’un minut de durada separats per silencis de cinc segons, sonarà a través de les sirenes instal·lades al territori. Per saber que ja ha finalitzat el risc químic la població sentirà el so de final d’alerta, un senyal continu de 30 segons de durada.
En cas d’accident químic, la mesura de protecció més segura és confinar-se a l’edifici més proper i quedar-s’hi fins a la finalització de l’avís, tancant portes i finestres i apagant la ventilació, en cas que estigués engegada, per evitar l’entrada de possibles gasos tòxics. També és molt important que no es vagin a buscar els nens a l’escola o els avis al casal o residència; els responsables d’aquests centres estan formats per actuar en cas d’emergència. Altres mesures de protecció són no utilitzar el telèfon mòbil si no és imprescindible perquè no es col·lapsin les línies. Si ens trobem dins d’un vehicle quan sentim l’alarma d’avis, no ens hem de quedar a l’interior del vehicle perquè no és un espai estanc segur. Hem d’abandonar el cotxe i tancar-nos dins de l’edifici més proper.
També és important recordar que si us trobeu dins un edifici potser no sentireu el so de les sirenes, ja que estan pensades per avisar les persones que són a l’exterior dels edificis. En aquest cas, us podeu assabentar a través de l’aplicació per al mòbil de Protecció Civil, de les xarxes socials (@emergenciescat), dels mitjans de comunicació, etc.
Per tal d’informar a la població sobre la realització de l’exercici, la Direcció General de Protecció Civil s’ha posat en contacte amb els 37 ajuntaments implicats i se’ls ha enviat per correu electrònic tant material gràfic com una falca de ràdio de l’exercici. A més, s’han realitzat entrevistes amb les ràdios municipals d’aquestes poblacions i s’han fet piulades amb el coixinet #provasirenes a través dels canals @emergenciescat i @112 en català, castellà, anglès, francès i alemany.
La Direcció General de Protecció Civil ha distribuït 50.000 exemplars de flyers, 4.600 cartells en català i 25 en aranès als ajuntaments afectats per la prova per tal que prioritzin la seva difusió en llocs de pública concurrència, elements vulnerables i zones més afectades.
El Centre de Coordinació Operativa de Catalunya CECAT, de Protecció Civil de la Generalitat, s’ha coordinat amb el telèfon d’emergències 112 de forma que les trucades que es rebin de ciutadans que han escoltat les sirenes seran tractades com a alertants i es passaran al telèfon 012 per tal de conèixer des on s’escolten, si el so se sent correctament, etc. Aquesta informació també es recollirà amb els observadors repartits pel territori, per comprovar que el so s’escolta en la zona de cobertura que cobreix cada sirena. Tanmateix, el dia de la prova es demanarà la participació als seguidors del twitter @emergenciescat de Protecció Civil de la Generalitat, demanant la seva ubicació exacta i si senten bé la sirena amb el coixinet #provasirenes..
Al nostre poble las sirenes sonaran desde l'Ajuntament del Prat i desde la residència de gen gran D'Onze de setembre

El dantesco porvenir de los independentistas

 OPINIÓN.
En tiempos de mi pasajera afición juvenil de leer a los clásicos, tuve la oportunidad de acercarme de refilón a los poetas renacentistas más importantes de la lírica italiana -Dante, Petrarca y Boccaccio- y, sobre todo, recuerdo que me resultó particularmente dura la tarea de estudiar la magna obra del primero de ellos, la Divina Comedia. No es de extrañar que aún hoy se repita eso de que ‘son malos tiempos para la lírica’, cantinela con la que se intenta significar metafóricamente los racheados vientos que soplan contra un sistema capitalista erosionado por el poder financiero, en estrecha connivencia con una clase política corrupta. Pero no quisiera dar más la tabarra recordando al personal lo malita que está la cosa esa de la crisis.
El infierno, sí, sí, el infierno, por raro que les parezca, es la palabra que me ha inspirado esta crónica. Porque en el descenso de Dante Alighieri a los infiernos -viaje que oníricamente compartió con el poeta latino Virgilio-, allí se encontró con Lucifer y Judas, mitos que simbolizan a los que osaron traicionar a la divinidad, aunque también podrían representar a los modernos diablos que actualmente gobiernan nuestros destinos. Y en tiempos en los que se alzan potentes proclamas en contra de los ‘malvados’ separatistas crimeos (?), escoceses y catalanes, me he acordado del inmortal poeta florentino y de su particular averno. Y, sin saber la razón, también me han venido a la mente otras extrañas historias... 
Sobre el peliagudo asunto de Crimea, los gerifaltes de la UE no paran de amenazar, con algo parecido a las bíblicas plagas de Egipto, a los que se separen de Ucrania y se unan a la madre Rusia del muy demócrata Putin. Sobre el referéndum de los escoceses, resulta que ahora no cesan de prometerles un Potosí si continúan cohabitando con los hijos de la Gran Bretaña. Y desde lo más recóndito del universo infinito, de pronto, ha surgido una terrible profecía que ha dado a conocer solemnemente José Manuel García-Margallo y Marfil: “Declarar unilateralmente la independencia de Cataluña, la condenaría a vagar por el espacio sin reconocimiento y a quedar excluida de la UE por los siglos de los siglos”.
Realmente dantesco el futuro que les espera a los separatistas catalanes. No mejoraría la contundencia de la sentencia ni el mismísimo Stephen Hawking. Al final de tan cósmica predicción del ministro de AA.EE., tan solo hemos echado en falta un ‘amén’, sonoro como una catedral, pronunciado por el expresidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Mª Rouco Varela. Y ya puestos a hacer predicciones, Su Eminencia Reverendísima bien pudiera aprovechar la ocasión para anunciar, ‘urbi et orbi’, que el Barça deberá elegir entre jugar en el purgatorio catalán, o bien hacerlo en el paraíso de todas las Españas. ‘Infierno, purgatorio o paraíso, ¡he ahí la cuestión!’, que terciaría Hamlet, con el permiso del divino Dante.
 
Coletilla final: El día que se confirmaba la muerte del expresidente Adolfo Suárez, leo en la prensa que la transición política hacia la democracia fue una operación mucho más compleja que la que actualmente plantea Catalunya con su derecho a decidir. En aquellos años de incertidumbre, los herederos sociológicos del franquismo tildaban a Suárez, entre otras lindezas, de perjuro, tras haber dado el visto bueno a la legalización del PCE; mientras que otros, no tan reacios, le calificaban de encantador de serpientes. En cualquier caso, pienso que la historia sabrá destacar el difícil papel que le tocó asumir a Adolfo Suárez. Manuel Dobaño (Periodista).Puede leer también este artículo en El Baix al dia.