Algo más de nuestro pueblo

La ciudad de El Prat de Llobregat se encuentra en la comarca del Baix Llobregat en la provincia de Barcelona, comunidad autónoma de Cataluña, España y forma parte del área metropolitana de Barcelona. En su término municipal se encuentran infraestructuras de gran importancia para Barcelona como el Aeropuerto de Barcelona, y una vez finalizadas las obras del desvío del Río Llobregat una parte de la zona portuaria del puerto de Barcelona. La ciudad se encuentra a orillas del Mar Mediterráneo y su término municipal de una superficie de 32,23 km² linda con los de Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Baudilio de Llobregat y Viladecans. El terreno es prácticamente llano y su altitud máxima (5 metros) se encuentra en la Plaça de la Vila. Las localidades hermanadas con El Prat son Garrovillas de Alconétar (Cáceres), Gibara (Cuba), Kukra Hill (Nicaragua) y el condado de Fingal (Irlanda).Clima El Prat tiene clima mediterráneo, con veranos cálidos e inviernos templados y relativamente húmedos. La temperatura media anual es de 15,6 °C. La de las máximas es de 19,8 °C y la de las mínimas de 11,3 °C. La media de precipitación anual es de 628 litros por metro cuadrado, aunque la cantidad varía notablemente de un año a otro. Las precipitaciones muestran dos mínimos (febrero y julio) y dos máximos (mayo y octubre). En muy pocas ocasiones, ha nevado, y cuando lo ha hecho, ha sido durante un período pequeño. La última vez que nevó fue el día 8 de marzo de 2010, haciéndolo durante todo el día, siendo la mayor nevada en 25 años. En el periodo 1971-2001 los datos meteorológicos más relevantes registrados en el aeropuerto fueron: Temperaturas: La temperatura más baja registrada fue de -7,2ºC. El mes más frío es enero, con una media de 8,9ºC. El mes más cálido es julio, con una media de 23ºC. La temperatura más alta registrada fue de 34,2ºC. Precipitación: El mes menos lluvioso es julio, con una media de 20 l/m². El mes más lluvioso es octubre, con una media de 91 l/m². La máxima precipitación recogida en 24 horas fue de 174 l/m². El Prat es el único municipio creado cuyo territorio se encuentra íntegramente en el delta del Llobregat. Las tierras de El Prat comienzan a ser habitadas hacia el siglo X, mucho antes de la creación del núcleo urbano. A finales del siglo XVII El Prat todavía no formaba poblado pero poseía una vida legal independiente con un consejo y unas ordenaciones municipales desde 1689. El siglo XVII es el del nacimiento de El Prat urbano. Así, entre 1720 y 1740 comienzan a construirse las primeras casas alrededor de los edificios de la plaza, hecho motivado por la autorización concedida a Bernat Gual, un granjero, para abrir una carnicería próxima a un cruce de caminos (lo que hoy es la Plaça de la Vila). Posteriormente, se concedía el derecho papal para tener una parroquia propia, y más tarde crecían a los alrededores el hostal (que hacía las funciones de taberna y panadería, aparte de las que su nombre indica). La apertura de la carnicería, su buena situación, la construcción de la parroquia y la del hostal, favorecieron que varios artesanos se instalaran en el lugar. A lo largo del siglo las casas se agruparán en dos hileras que se extenderán paralelamente hacia el norte resiguiendo los dos lados de uno de los caminos. Así se formará la primera calle del pueblo, la única que habrá durante mucho tiempo: la calle Major. Poco después el pequeño núcleo se ve favorecido por la barca que el mismo Bernat Gual pone en servicio para pasar el río, ya que para ir a comerciar a Barcelona se requería remontar el río (que en aquel tiempo transcurría justo al este de la hilera de casas) hasta el primer puente, en Martorell, a 23 km de allí, lo que suponía un viaje de un día sólo para ir. Con la barca, el trayecto quedó reducido a ocho kilómetros, cosa que hizo que muchos más campesinos se interesaran en instalarse en El Prat. Al empezar el siglo XIX, la economía de la población está basada todavía en una agricultura tradicional, fundamentada en el trabajo familiar y en la contratación temporal de jornaleros en los momentos de más trabajo. A lo largo del siglo, el crecimiento de la actividad agrícola, juntamente con el incremento demográfico, provocará un aumento del número de jornaleros. Éstos, junto a los artesanos, serán los artífices del crecimiento del núcleo urbano. La construcción del puente de Ferran Puig para cruzar el río (1873), la llegada del ferrocarril (1881) y el descubrimiento del agua artesiana (1893) abrieron perspectivas de desarrollo a la población que se materializarán en el siglo XX. El Prat afronta la entrada del nuevo siglo con un hecho fundamental en el campo: la consolidación de los cultivos de regadío, que han conseguido desbancar totalmente a los cereales de secano. Casi todas las tierras han sido adaptadas a los nuevos productos, mucho más rentables, y eso ha repercutido en la mejora de la situación general de la población agrícola y jornalera. El Prat vive unos años de expansión gracias a la comercialización de los excedentes agrícolas, y gozan de especial reconocimiento por su calidad la alcachofa, la lechuga y el melón. La ruptura con las formas de vida tradicionales vendrá provocada, básicamente, por la llegada de la industria y la instalación de la aviación. El paso de mano de obra del campo a la fábrica, la llegada masiva de trabajadores de otros lugares y la consolidación de la semanada en substitución del inseguro jornal, contribuirán a alterar profundamente la configuración social y cultural de El Prat. En 1917, con la instalación de la Papelera Española, en 1923 con los tres aeródromos en funcionamiento (eran los campos de la Aeronáutica Naval, el de Josep Canudas y el de la compañía francesa Latecoère) y en 1926 con la puesta en funcionamiento de La Seda, serán años clave en el proceso de transición de la sociedad agraria a la industrial. La consolidación del proceso industrializador comportará la llegada masiva de nuevos pobladores que se encontrarán con una ciudad que no está preparada para acoger este flujo demográfico. El Prat de 1950 tenía 10.038 habitantes y 25 años más tarde, en 1975, la población total era de 51.058 personas. Los principales déficit se sitúan en la falta de viviendas y de plazas escolares pero también se hacen evidentes en los servicios, especialmente en el agua y en el alcantarillado. A lo largo de los años setenta del siglo XX El Prat vivió un importante crecimiento, no siempre equilibrado, para adaptarse a la nueva realidad social. En los años ochenta el crecimiento urbano continuó y se ampliaron los polígonos industriales con la llegada de nuevas empresas. Las preocupaciones urbanísticas van dirigidas a conseguir una mejora en los equipamientos, especialmente en los barrios más densificados y con más carencias, en un intento de racionalizar el urbanismo incontrolado de las décadas anteriores y equilibrar el crecimiento. [editar] Símbolos El escudo del Prat de Llobregat se define por el siguiente blasón: Escudo losanjado: de azur, un grindel de argén ornamentado de oro y un cogollo de oro con el diente en la cabeza y mirando hacia dentro pasadas en sautor. Por timbre una corona mural de pueblo. Fue aprobado el 29 de marzo de 2001 y publicado en el DOGC el 23 de abril del mismo año con el número de documento 3373. Su Fiesta Mayor se celebra el último fin de semana de septiembre de cada año, coincidiendo con las Fiestas de la Merce en Barcelona, aunque es una coincidencia puramente temporal puesto que la Fiesta Mayor de El Prat se debe a San Cosme y San Damián. También son patrones de la localidad San Pedro y San Pablo. La segunda semana de diciembre se celebra la feria avícola de la raza Prat dedicada principalmente a una raza de pollo autóctona del municipio: el pollo de raza Prat, también conocido como Pota Blava. En el término municipal se encuentran algunos edificios de cierto interés histórico y arquitectónico: La telegrafía, obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1911 es la única estación telegráfica de la Marconi Wireless Telegraph Company que se conserva en territorio español. Se ha reformado recientemente y en la actualidad se encuentra en terreno del Aeropuerto de Barcelona y el acceso está controlado por AENA. La Granja la Ricarda es un edificio del Modernismo catalán construido en 1907. Aunque su autoría no está clara, algunos la atribuyen al arquitecto militar Francisco Bastos. Fue una de las granjas más modernas de su época, dedicada a la producción de leche. Fue demolida por la ampliación del aeropuerto y se ha reconstruido pieza por pieza en el Prat de Llobregat, en camí de Cal Silet. El mural de cerámica de la terminal B del aeropuerto, obra de Joan Miró, 1970. La casa consistorial en la Plaça de la Vila, edificio neogótico del año 1905 La Torre Balcells que actualmente alberga una de las 3 bandas de música municipales y el centro de interpretación del delta del Río Llobregat El edificio del Colegio de la Seda, antigua biblioteca y posteriormente colegio de la fábrica de La Seda de Barcelona El cuartel de Carabineros y la casa Semàfor, recientemente reformados se puede visitar y entrar dentro por una pasarela construida en su interior, en un lugar de gran belleza. El Artesà, antiguo teatro levantado por los campesinos y ciudadanos de la villa en la primera década del siglo XX. Ahora convertido en bar con terraza.

lunes, 10 de febrero de 2014

Emte SLU pacta con los sindicatos reducir los despidos a 153 personas

La dirección y los sindicatos de Emte SLU, filial del grupo Comsa-Emte, han alcanzado la madrugada de este viernes un principio de acuerdo sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) presentado a principios de enero, que contempla reducir los despidos de los 190 iniciales a 153, según ha informado CC.OO. en un comunicado.
Del total de despidos, 105 afectarán a los centros de trabajo de Cataluña --68 en Barcelona, 25 en Girona, seis en El Prat de Llobregat y cinco en L'Hospitalet de Llobregat--, y el preacuerdo deberá ser ratificado el lunes por las plantillas.
Según CC.OO., el preacuerdo fija una mejora de las indemnizaciones, con 26 días por año trabajado y un máximo de 14 mensualidades.
Para los empleados que se mantengan en la compañía, se prevé una rebaja de la masa salarial del 6% de los conceptos fijos que están por encima de convenio, lo que el sindicato ha subrayado que es inferior a lo planteado inicialmente por la empresa, que se aplicará hasta 31 de diciembre de 2016, momento en que se recuperará el salario.
También establece que si los resultados económicos del grupo mejoran en tasas superiores al 6%, esta recuperación se haría de forma progresiva anualmente, y que no habrá rebaja en los salarios que no superen los 20.000 euros anuales.
Asimismo, el acuerdo establece la retirada de los ERE temporales que actualmente afectan a los centros de L'Hospitalet y Girona, así como el compromiso de la empresa de no plantear ningún nuevo expediente durante el próximo año.
Emte SLU emplea a unos 1.100 trabajadores en el conjunto de España, unos 600 de ellos en Cataluña, y realiza un trabajo diversificado que abarca desde el mantenimiento de líneas eléctricas y estructuras ferroviarias, hasta instalaciones de telecomunicaciones y contra incendio.(Europa-Press)

Es va dir...Per Jordi Ramos

ES VA DIR. Des del segle X el delta del Llobregat ha estat un territori conreat i aprofitat pels seus recursos. Malauradament, des d’una òptica barcelonina, les propietats feudals anaven creixent, amb la proporció a mode d'onada de donacions i vendes d’un territori d’explotació agrícola i ramadera relativament nou. Des del control de Montjuïc, a partir del seu Castell de Port, i la influencia amb l’estany del Port, al segle XIV es veurà un augment recaptatori als anomenats "prats" i també a l’altre vessant de la muntanya, tocant a l’actual barri del Poble-sec. El 1323, la ramaderia barcelonina estava principalment ubicada al fossar dels jueus, davant les queixes, els consellers de la ciutat de Barcelona promulgaren un ban prohibint la pastura en aquest indret i que entressin a la ciutat, exceptuant “quels maellers pusquen tenir lur bestiar en lo Prat fexuriat et en lo Fossar dels Jueus”. Aquest va ser un al·licient perquè els ramaders barcelonins iniciessin un procés d’acaparament de territori, que en un primer moment significà la colonització de les terres de la Marina barcelonina, més tard Santa Eulàlia de Provençana -inclouent a l'actual terme del Prat- fins a arribar al Remolar (Sant Boi-Viladecans). No tot va ser una expansió consentida, ja que les disputes entre ramaders pratencs i sobretot pagesos prohibiren el pasturatge. Les tanques formarien part del paisatge pratenc, davant la invasió permesa per la ciutat de Barcelona.


Un pratenc detingut mentre robava joguines d'un camió

 Havien sostret del camió caixes de joguines amb un valor en el mercat superior als 3000 euros.
 Els detinguts acumulen més de vuit antecedents per delictes contra el patrimoni.
Agents del Mossos d’Esquadra de la comissaria de Santa Perpètua de la Mogoda han detingut un home i una dona de nacionalitat espanyola, de 28 i 51 anys d’edat i veïns del Prat de Llobregat i Sant Adrià del Besòs, respectivament, per un presumpte delicte de robatori amb força.
Els fets van tenir lloc cap a les 6 del matí del passat dimarts 5 de febrer quan una dotació policial de la Comissaria de Districte de Santa Perpètua de Mogoda va ser alertada, per part d’un camioner en ruta, d’un possible robatori amb força del tipus “modus operandi teloner”. El camioner va explicar als agents que els fets estaven tenint lloc en aquell mateix moment al carrer 11 de setembre de Santa Perpètua.
La patrulla es va adreçar de seguida a l’adreça indicada i van observar con una furgoneta i un turisme que estaven aparcats darrere un camió, en detectar el vehicle policial, iniciaven la marxa i es donaven a la fugida.
Els agents van poder interceptar la furgoneta a pocs metres. Al seu interior hi havia un total de 54 caixes que contenien, cadascuna, diverses unitats de joguines. Els dos ocupants del vehicle van ser detinguts al moment i van reconèixer que les acabaven de sostreure del remolc del camió on els havien sorprès.
El valor dels objectes recuperats supera els 3.000 euros.
Es dóna la circumstància que la detinguda acumula més de 5 antecedents per fets similars; l’home també té antecedents per diversos fets.
Els detinguts van passar a disposició judicial el passat dijous 6 de febrer davant el Jutjat d’instrucció Nº 2 de Sabadell, jutjat en funcions de guàrdia, el qual va decretar la seva llibertat amb càrrecs.
 
 

Mi amigo el banquero

 OPINIÓN
Llevo unos días que no paro de desayunarme con la misma odiosa noticia: El banco tal ha ganado no sé cuántos millones y, mientras tanto, una inmensa mayoría del populacho continúa comiéndose el gran marrón de una sangrante crisis económica, en cuya génesis, los de la banca -en estrecha connivencia con sus adláteres, los políticos corruptos-, han tenido mucho que ver. Aún hoy no entiendo como todavía no han metido a casi nadie entre rejas. Que yo sepa, solamente un tal Miguel Blesa, el amigote de José Mª Aznar, ha visitado la trena y, al parecer, está a la espera de que un día de estos le llegue el indulto de turno; ¡o no!, como acostumbra a titubear Mariano Rajoy, el políglota frustrado que, por no hablar, tampoco se expresa en su idioma materno, que es el gallego.
En contra de lo que pudiera sugerir el titular de esta crónica, no me voy a extender más machacando a los banqueros de verdad, esa especie antropomórfica que basa su filosofía profesional en la usura pura y dura; un concepto que, hace siglos, supo retratar magistralmente Shakespeare a través de su personaje, Shylock, el protagonista de ‘El Mercader de Venecia’. Les comentaba que mis amigos banqueros no son de este pelaje. Son mucho más sencillos. Sucedió que, unos años atrás, Paco se fue de vacaciones a Villanueva del Trabuco, un pueblecillo malagueño en el que aseguraba que no faltaba de nada y que, incluso, había bancos. Por aquellas, a principios de la década de los años 70 del siglo pasado, Paco trabajaba en la gasolinera que entonces regentaba mi familia.
Mi suegro, Jesús, que era un coñón de cuidado, no se acababa de creer del todo que en el pueblo del bueno de Paco estuvieran tan avanzados como él aseguraba. Pero resultó que, un día, éste aportó la prueba definitiva: Una postal en blanco y negro de un recién urbanizado parque de Villanueva del Trabuco, en el que no faltaban unos estupendos bancos para sentarse. “Señor, Jesús, ¿ve cómo en mi pueblo hay bancos?”, y mi suegro se quedó con dos palmos de narices. Al amigo Emiliano, al que casi todos los domingos sorprendo sentado en un banco de la Plaça de la Vila de la ciudad en la que vivo, le conté recientemente esta historia y ambos convenimos que él también es un banquero, de los que se sientan en los bancos públicos, y que para nada necesita que lo vengan a rescatar. Y ya, para terminar, les cuento que se ha cumplido la previsión: La infanta Cristina no hizo el ‘paseíllo rampante’ mallorquín de su marido, pero sí se sentó en el banco para declarar sus cositas… Manuel Dobaño (Periodista). Puede leer también este artículo en El Baix al día