Algo más de nuestro pueblo

La ciudad de El Prat de Llobregat se encuentra en la comarca del Baix Llobregat en la provincia de Barcelona, comunidad autónoma de Cataluña, España y forma parte del área metropolitana de Barcelona. En su término municipal se encuentran infraestructuras de gran importancia para Barcelona como el Aeropuerto de Barcelona, y una vez finalizadas las obras del desvío del Río Llobregat una parte de la zona portuaria del puerto de Barcelona. La ciudad se encuentra a orillas del Mar Mediterráneo y su término municipal de una superficie de 32,23 km² linda con los de Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Baudilio de Llobregat y Viladecans. El terreno es prácticamente llano y su altitud máxima (5 metros) se encuentra en la Plaça de la Vila. Las localidades hermanadas con El Prat son Garrovillas de Alconétar (Cáceres), Gibara (Cuba), Kukra Hill (Nicaragua) y el condado de Fingal (Irlanda).Clima El Prat tiene clima mediterráneo, con veranos cálidos e inviernos templados y relativamente húmedos. La temperatura media anual es de 15,6 °C. La de las máximas es de 19,8 °C y la de las mínimas de 11,3 °C. La media de precipitación anual es de 628 litros por metro cuadrado, aunque la cantidad varía notablemente de un año a otro. Las precipitaciones muestran dos mínimos (febrero y julio) y dos máximos (mayo y octubre). En muy pocas ocasiones, ha nevado, y cuando lo ha hecho, ha sido durante un período pequeño. La última vez que nevó fue el día 8 de marzo de 2010, haciéndolo durante todo el día, siendo la mayor nevada en 25 años. En el periodo 1971-2001 los datos meteorológicos más relevantes registrados en el aeropuerto fueron: Temperaturas: La temperatura más baja registrada fue de -7,2ºC. El mes más frío es enero, con una media de 8,9ºC. El mes más cálido es julio, con una media de 23ºC. La temperatura más alta registrada fue de 34,2ºC. Precipitación: El mes menos lluvioso es julio, con una media de 20 l/m². El mes más lluvioso es octubre, con una media de 91 l/m². La máxima precipitación recogida en 24 horas fue de 174 l/m². El Prat es el único municipio creado cuyo territorio se encuentra íntegramente en el delta del Llobregat. Las tierras de El Prat comienzan a ser habitadas hacia el siglo X, mucho antes de la creación del núcleo urbano. A finales del siglo XVII El Prat todavía no formaba poblado pero poseía una vida legal independiente con un consejo y unas ordenaciones municipales desde 1689. El siglo XVII es el del nacimiento de El Prat urbano. Así, entre 1720 y 1740 comienzan a construirse las primeras casas alrededor de los edificios de la plaza, hecho motivado por la autorización concedida a Bernat Gual, un granjero, para abrir una carnicería próxima a un cruce de caminos (lo que hoy es la Plaça de la Vila). Posteriormente, se concedía el derecho papal para tener una parroquia propia, y más tarde crecían a los alrededores el hostal (que hacía las funciones de taberna y panadería, aparte de las que su nombre indica). La apertura de la carnicería, su buena situación, la construcción de la parroquia y la del hostal, favorecieron que varios artesanos se instalaran en el lugar. A lo largo del siglo las casas se agruparán en dos hileras que se extenderán paralelamente hacia el norte resiguiendo los dos lados de uno de los caminos. Así se formará la primera calle del pueblo, la única que habrá durante mucho tiempo: la calle Major. Poco después el pequeño núcleo se ve favorecido por la barca que el mismo Bernat Gual pone en servicio para pasar el río, ya que para ir a comerciar a Barcelona se requería remontar el río (que en aquel tiempo transcurría justo al este de la hilera de casas) hasta el primer puente, en Martorell, a 23 km de allí, lo que suponía un viaje de un día sólo para ir. Con la barca, el trayecto quedó reducido a ocho kilómetros, cosa que hizo que muchos más campesinos se interesaran en instalarse en El Prat. Al empezar el siglo XIX, la economía de la población está basada todavía en una agricultura tradicional, fundamentada en el trabajo familiar y en la contratación temporal de jornaleros en los momentos de más trabajo. A lo largo del siglo, el crecimiento de la actividad agrícola, juntamente con el incremento demográfico, provocará un aumento del número de jornaleros. Éstos, junto a los artesanos, serán los artífices del crecimiento del núcleo urbano. La construcción del puente de Ferran Puig para cruzar el río (1873), la llegada del ferrocarril (1881) y el descubrimiento del agua artesiana (1893) abrieron perspectivas de desarrollo a la población que se materializarán en el siglo XX. El Prat afronta la entrada del nuevo siglo con un hecho fundamental en el campo: la consolidación de los cultivos de regadío, que han conseguido desbancar totalmente a los cereales de secano. Casi todas las tierras han sido adaptadas a los nuevos productos, mucho más rentables, y eso ha repercutido en la mejora de la situación general de la población agrícola y jornalera. El Prat vive unos años de expansión gracias a la comercialización de los excedentes agrícolas, y gozan de especial reconocimiento por su calidad la alcachofa, la lechuga y el melón. La ruptura con las formas de vida tradicionales vendrá provocada, básicamente, por la llegada de la industria y la instalación de la aviación. El paso de mano de obra del campo a la fábrica, la llegada masiva de trabajadores de otros lugares y la consolidación de la semanada en substitución del inseguro jornal, contribuirán a alterar profundamente la configuración social y cultural de El Prat. En 1917, con la instalación de la Papelera Española, en 1923 con los tres aeródromos en funcionamiento (eran los campos de la Aeronáutica Naval, el de Josep Canudas y el de la compañía francesa Latecoère) y en 1926 con la puesta en funcionamiento de La Seda, serán años clave en el proceso de transición de la sociedad agraria a la industrial. La consolidación del proceso industrializador comportará la llegada masiva de nuevos pobladores que se encontrarán con una ciudad que no está preparada para acoger este flujo demográfico. El Prat de 1950 tenía 10.038 habitantes y 25 años más tarde, en 1975, la población total era de 51.058 personas. Los principales déficit se sitúan en la falta de viviendas y de plazas escolares pero también se hacen evidentes en los servicios, especialmente en el agua y en el alcantarillado. A lo largo de los años setenta del siglo XX El Prat vivió un importante crecimiento, no siempre equilibrado, para adaptarse a la nueva realidad social. En los años ochenta el crecimiento urbano continuó y se ampliaron los polígonos industriales con la llegada de nuevas empresas. Las preocupaciones urbanísticas van dirigidas a conseguir una mejora en los equipamientos, especialmente en los barrios más densificados y con más carencias, en un intento de racionalizar el urbanismo incontrolado de las décadas anteriores y equilibrar el crecimiento. [editar] Símbolos El escudo del Prat de Llobregat se define por el siguiente blasón: Escudo losanjado: de azur, un grindel de argén ornamentado de oro y un cogollo de oro con el diente en la cabeza y mirando hacia dentro pasadas en sautor. Por timbre una corona mural de pueblo. Fue aprobado el 29 de marzo de 2001 y publicado en el DOGC el 23 de abril del mismo año con el número de documento 3373. Su Fiesta Mayor se celebra el último fin de semana de septiembre de cada año, coincidiendo con las Fiestas de la Merce en Barcelona, aunque es una coincidencia puramente temporal puesto que la Fiesta Mayor de El Prat se debe a San Cosme y San Damián. También son patrones de la localidad San Pedro y San Pablo. La segunda semana de diciembre se celebra la feria avícola de la raza Prat dedicada principalmente a una raza de pollo autóctona del municipio: el pollo de raza Prat, también conocido como Pota Blava. En el término municipal se encuentran algunos edificios de cierto interés histórico y arquitectónico: La telegrafía, obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1911 es la única estación telegráfica de la Marconi Wireless Telegraph Company que se conserva en territorio español. Se ha reformado recientemente y en la actualidad se encuentra en terreno del Aeropuerto de Barcelona y el acceso está controlado por AENA. La Granja la Ricarda es un edificio del Modernismo catalán construido en 1907. Aunque su autoría no está clara, algunos la atribuyen al arquitecto militar Francisco Bastos. Fue una de las granjas más modernas de su época, dedicada a la producción de leche. Fue demolida por la ampliación del aeropuerto y se ha reconstruido pieza por pieza en el Prat de Llobregat, en camí de Cal Silet. El mural de cerámica de la terminal B del aeropuerto, obra de Joan Miró, 1970. La casa consistorial en la Plaça de la Vila, edificio neogótico del año 1905 La Torre Balcells que actualmente alberga una de las 3 bandas de música municipales y el centro de interpretación del delta del Río Llobregat El edificio del Colegio de la Seda, antigua biblioteca y posteriormente colegio de la fábrica de La Seda de Barcelona El cuartel de Carabineros y la casa Semàfor, recientemente reformados se puede visitar y entrar dentro por una pasarela construida en su interior, en un lugar de gran belleza. El Artesà, antiguo teatro levantado por los campesinos y ciudadanos de la villa en la primera década del siglo XX. Ahora convertido en bar con terraza.

lunes, 4 de marzo de 2013

Más de 300 trabajadores de Iberia se concentran en la T1 de El Prat


Más de 300 trabajadores de Iberia se han manifestado en la terminal T1 del aeropuerto de El Prat como medida de protesta contra el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha presentado la empresa, según han informado fuentes sindicales,  y que prevé unos 3.800 despidos en toda España.
La concentración,que coincide con el inicio de una semana de huelga por parte de los empleados, ha dado comienzo a las 12 horas en la zona de salidas de la T1 y, desde allí, los trabajadores se han desplazado por el interior de la terminal con pitos, sirenas y pancartas en las que se reclama la continuidad de sus puestos de trabajo.
Los representantes sindicales han pedido el mantenimiento de los actuales puestos de trabajo y han defendido la viabilidad de la empresa.
El portavoz de CC.OO. en Iberia-Barcelona, Jordi Martí, ha explicado que están a la espera del informe del mediador entre empresa y sindicatos y ha dicho que los trabajadores están dispuestos a "asumir sacrificios, pero si se garantiza la viabilidad de la empresa y de los puestos de trabajo".Las dos partes tienen hasta el 14 de marzo para tratar de llegar a un acuerdo, con la colaboración de un mediador
Según Martí, la actitud de la empresa "no está siendo positiva" en la negociación y, una vez concluya el proceso de mediación, los sindicatos valorarán si es conveniente convocar jornadas de huelga en Semana Santa.
En el aeropuerto de El Prat, la huelga de Iberia ha obligado a cancelar más de 80 vuelos de las compañías Iberia, Vueling y Air Nostrum, que comparten servicios de tierra.
Los servicios mínimos se están cumpliendo sin incidencias destacadas, excepto retrasos en algunos vuelos y colas puntuales en los mostradores de facturación.os servicios mínimos se están cumpliendo sin incidencias destacadas, excepto retrasos en algunos vuelos y colas puntuales en los mostradores de facturación.

Nuevas obras en la parada de Autobús de la Avenida Virgen de Montserrat

Operarios de TMB, han vuelto a realizar obras en la parada de autobús de la Avenida Virgen de Montserrat. Esta parada ha resultado bastante polémica, ya que multitud de usuarios se han quejado de que cuando llueve se inunda y dificulta su uso. El Prat al día, haciéndose eco de estas quejas, las publicó en sus páginas. Entendemos que el consistorio debe haber tomado cartas en el asunto, pues cuando nuestro amable lector se acercó a tomar la fotografía que les ofrecemos le preguntaron si venía de parte del Ayuntamiento. Ojalá que por fin quede resuelto el problema. Les ofrecemos la fotografía que nos envía J.P.




La marca de ropa deportiva Fox Head ubica su sede central en El Prat

La empresa de ropa deportiva norteamericana Fox Head ha ubicado su sede central en España en un edificio del polígono industrial Mas Blau de El Prat de Llobregat, según ha informado Inbisa, que se ha encargado de la construcción.
Las nuevas oficinas tienen una superficie de 1.500 metros cuadrados y su puesta en marcha ha costado 264.677 euros.
Desde las nuevas oficinas, la compañía norteamericana, especializada en ropa de deportes de acción y aventura, gestionará las funciones de dirección, ventas, mercadotecnia, financiación, atención al cliente, ventas 'on line', recursos humanos y sistemas informáticos.
Esta oficina será la sede principal de Fox Head para el mercado europeo y Oriente Medio.

Parlem de...

Parlem de patrimoni històric. Cal Met Natrus o Cal Bombet es va construir a la primera meitat del segle XIX al districte de la Bunyola. Situada entre el final del camí de Cal Xeix i el camí de València, correspon a una masia de planta baixa, pis i golfes amb coberta de dues vessants a la façana principal. Els seus cossos annexos, magatzems, safarejos i el quasi perdut rellotge de sol presenten un temps allunyat de la importància de l’hàbitat en el qual va ser important. Malgrat el seu progressiu deteriorament es troba protegida dins del catàleg de patrimoni arquitectònic del Prat.(Lannarie Prat).

Delta Viu llança la campanya “Pagesia per al Futur”

La plataforma pretén recuperar l’economia del Baix Llobregat, potenciant la pagesia i l’agroecologia.

Durant el mes de març i fins el 17 d’abril (Dia de la Lluita Camperola), la Plataforma per la Recuperació dels Espais Agraris i Naturals del Delta del Llobregat DELTA VIU (abans Aturem Eurovegas), du a terme una campanya per a coordinar les peticions d’accés als terrenys agrícoles del Delta del Llobregat que actualment estan en desús. Amb el títol “Pagesia pel Futur: Recuperem l’economia del Delta del Llobregat, potenciem la pagesia i l’agroecologia” es dirigeixen a aquelles persones que vulguin iniciar un projecte de producció agrícola o a aquelles que ja l’estan duent a terme i estan patint la precarietat de l’accés a la terra. 
La forma de participar per a aquells que estant buscant terres per iniciar un projecte de producció agrícola o ramadera o vulguin oferir el seu suport a aquestes iniciatives, es  adreçar-se al seu web on trobarà un formulari per omplir i on podrà imprimir un model de carta adreçada al Consorci del Parc Agrari del Baix Llobregat per reclamar l’accés a terres del Delta del Llobregat que estiguin en desús.

Alcaldes y periodistas

 OPINIÓN

Manuel Dobaño (Periodista)
Les cuento. El penúltimo fin de semana de febrero me lo pasé rodeado de colegas y también de alcaldes. En el hotel-balneario Vichy Catalán, una buena cantidad de periodistas, procedentes de diferentes partes de España, nos reunimos para hablar de nuestras cosas. El evento lo organizó la Asociación Profesional Española de Informadores de Prensa, Radio, Televisión e Internet (APEI-PRTVI).
Primero fue Salvador Balliu, alcalde de Caldes de Malavella, quien nos dio la bienvenida. El edil se esforzó sobremanera en expresarse en castellano para hacerse entender por la totalidad de la concurrencia. A Balliu se le escapó una cómplice sonrisa cuando le comenté que su hijo, Iván, lateral del Barça B, iba para figura.
Al día siguiente, los asambleístas y acompañantes nos trasladamos a Figueres en un par de autocares de la empresa Balliu, S.L. Lo desapacible del tiempo no impidió la prevista visita al castillo-fortaleza de San Fernando y la ‘fideuá’ que luego nos metimos entre pecho y espalda, ágape que se tuvo que trasladar al interior de una nave del foso de la Ciudadela de Roses.
En esta población ampurdanesa, ejerció de guía su alcalde, Carles Pàramo, a quien le dejé caer mi vinculación con la familia Macau, tan arraigada a la historia de la comarca y más concretamente a los dólmenes que durante siglos no se han plegado al envite de la tramontana. Tras la obligada visita al impresionante museo Gala-Dalí de Figueres, la alcaldesa de esta población, Marta Felip, ejerció de amable anfitriona en la cena que después degustamos en el restaurante daliniano ‘Pa Volador’.
Un tiempo más soleado nos alumbró el tercer día de estancia en tierras gerundenses. Antes de partir para la inmortal Girona, los asambleístas disfrutamos de la interesante conferencia-coloquio, que bajo el epígrafe ‘Justicia y medios de comunicación’,  impartió Fernando Lacaba, presidente de la Audiencia de Girona, el juez que, en su día, llevó el mediático caso del secuestro de la farmacéutica de Olot. La verdad es que al magistrado le apabullamos un poco lanzándole toda una batería de incómodas preguntas relacionadas con asuntos de corrupción de candente actualidad.
Con las neuronas bien despiertas, en Girona nos recibió, en el salón de plenos del Ayuntamiento, el alcalde de la ciudad, Carles Puigdemont. A continuación, recorrimos el ‘barri vell’, incluida la catedral y el ‘call jueu’. Después del cansino pero enriquecedor paseo, nos pusimos morados en el asador ‘Can Manolo’, donde todavía se conserva el comedor en el que Salvador Dalí celebró su mini-banquete nupcial.
El encuentro de periodistas culminó con la cena de gala que antecedió a la entrega de la XIV edición de los Micrófonos de los Informadores, que el próximo año se celebrará en Ponferrada (con botillo incluido), según se ha comprometido públicamente a organizar Luis del Olmo. De esta positiva relación entre alcaldes y periodistas, en la que excepcionalmente ha privado el sacrosanto principio de los estómagos agradecidos, no hubo lugar para la crítica.
Les sigo contando. Ya de regreso a casa, caigo en la cuenta de que pronto se cumplirán los 31 años de permanencia de Lluis Tejedor en la alcaldía de la ciudad en la que vivo (El Prat de Llobregat) y me acuerdo de la trágica muerte en accidente de tráfico de su antecesor, Antonio Martín, primer alcalde de la democracia de esta ciudad, noticia que me tocó dar en exclusiva a través de la Agencia Efe y la desaparecida Hoja del Lunes. El 2 de marzo de 1982 (año del célebre ‘Naranjito’, del mundial de fútbol que se celebró en España), Lluis Tejedor Ballesteros se aupó a una poltrona municipal de la que todavía no se ha descabalgado.
Recuerdo que, en tiempos de la transición política hacia la democrática, la cosa no me resultó particularmente agradable, ya que tuve que soportar alguna que otra querella judicial y veladas amenazas de muerte por parte del grupo fascista ‘Guerrilleros de Cristo Rey’, y todo por acuñar como ‘búnker’ municipal a ciertos personajes que se resistían a dejar sus cargos y prebendas de entonces.
Y para rematar esta particular crónica de alcaldes y periodistas, voy a desvelar la siguiente anécdota: se celebraba, hace unos cuantos años, una multitudinaria rueda de prensa en el consistorio de El Prat de Llobregat y, un servidor, le hacía una pregunta incómoda al catedrático de Derecho Administrativo, Eduardo García de Enterría. ‘¿Quién es ese hijo de p…?, le preguntó el aludido a Lluis Tejedor. Al terminar el acto, el fallecido concejal Pau Vilà me confesaría que escuchó claramente la frase que le espetó el catedrático al oído del alcalde.
Más recientemente, me tocó darle caña a un ex-alcalde caciquil de mi villa natal (Xinzo de Limia), que medró en el cargo hasta hacerse con un importante patrimonio personal (el artículo lo destacó oportunamente El Periódico de Catalunya). Por cierto que también en mi pueblo hubo un alcalde de los tiempos de la posguerra civil española, muy bruto, muy bruto, que una vez sustituyó su sempiterna bata de trabajo por un traje, con corbata incluida, solo para hablar, ¡por teléfono!, con el gobernador civil de Ourense. Hago un poco de balance y llego a la conclusión de que, en las siempre complejas relaciones entre alcaldes y periodistas, así como políticos, en general, lo verdaderamente importante es conservar las distancias.