Algo más de nuestro pueblo

La ciudad de El Prat de Llobregat se encuentra en la comarca del Baix Llobregat en la provincia de Barcelona, comunidad autónoma de Cataluña, España y forma parte del área metropolitana de Barcelona. En su término municipal se encuentran infraestructuras de gran importancia para Barcelona como el Aeropuerto de Barcelona, y una vez finalizadas las obras del desvío del Río Llobregat una parte de la zona portuaria del puerto de Barcelona. La ciudad se encuentra a orillas del Mar Mediterráneo y su término municipal de una superficie de 32,23 km² linda con los de Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Baudilio de Llobregat y Viladecans. El terreno es prácticamente llano y su altitud máxima (5 metros) se encuentra en la Plaça de la Vila. Las localidades hermanadas con El Prat son Garrovillas de Alconétar (Cáceres), Gibara (Cuba), Kukra Hill (Nicaragua) y el condado de Fingal (Irlanda).Clima El Prat tiene clima mediterráneo, con veranos cálidos e inviernos templados y relativamente húmedos. La temperatura media anual es de 15,6 °C. La de las máximas es de 19,8 °C y la de las mínimas de 11,3 °C. La media de precipitación anual es de 628 litros por metro cuadrado, aunque la cantidad varía notablemente de un año a otro. Las precipitaciones muestran dos mínimos (febrero y julio) y dos máximos (mayo y octubre). En muy pocas ocasiones, ha nevado, y cuando lo ha hecho, ha sido durante un período pequeño. La última vez que nevó fue el día 8 de marzo de 2010, haciéndolo durante todo el día, siendo la mayor nevada en 25 años. En el periodo 1971-2001 los datos meteorológicos más relevantes registrados en el aeropuerto fueron: Temperaturas: La temperatura más baja registrada fue de -7,2ºC. El mes más frío es enero, con una media de 8,9ºC. El mes más cálido es julio, con una media de 23ºC. La temperatura más alta registrada fue de 34,2ºC. Precipitación: El mes menos lluvioso es julio, con una media de 20 l/m². El mes más lluvioso es octubre, con una media de 91 l/m². La máxima precipitación recogida en 24 horas fue de 174 l/m². El Prat es el único municipio creado cuyo territorio se encuentra íntegramente en el delta del Llobregat. Las tierras de El Prat comienzan a ser habitadas hacia el siglo X, mucho antes de la creación del núcleo urbano. A finales del siglo XVII El Prat todavía no formaba poblado pero poseía una vida legal independiente con un consejo y unas ordenaciones municipales desde 1689. El siglo XVII es el del nacimiento de El Prat urbano. Así, entre 1720 y 1740 comienzan a construirse las primeras casas alrededor de los edificios de la plaza, hecho motivado por la autorización concedida a Bernat Gual, un granjero, para abrir una carnicería próxima a un cruce de caminos (lo que hoy es la Plaça de la Vila). Posteriormente, se concedía el derecho papal para tener una parroquia propia, y más tarde crecían a los alrededores el hostal (que hacía las funciones de taberna y panadería, aparte de las que su nombre indica). La apertura de la carnicería, su buena situación, la construcción de la parroquia y la del hostal, favorecieron que varios artesanos se instalaran en el lugar. A lo largo del siglo las casas se agruparán en dos hileras que se extenderán paralelamente hacia el norte resiguiendo los dos lados de uno de los caminos. Así se formará la primera calle del pueblo, la única que habrá durante mucho tiempo: la calle Major. Poco después el pequeño núcleo se ve favorecido por la barca que el mismo Bernat Gual pone en servicio para pasar el río, ya que para ir a comerciar a Barcelona se requería remontar el río (que en aquel tiempo transcurría justo al este de la hilera de casas) hasta el primer puente, en Martorell, a 23 km de allí, lo que suponía un viaje de un día sólo para ir. Con la barca, el trayecto quedó reducido a ocho kilómetros, cosa que hizo que muchos más campesinos se interesaran en instalarse en El Prat. Al empezar el siglo XIX, la economía de la población está basada todavía en una agricultura tradicional, fundamentada en el trabajo familiar y en la contratación temporal de jornaleros en los momentos de más trabajo. A lo largo del siglo, el crecimiento de la actividad agrícola, juntamente con el incremento demográfico, provocará un aumento del número de jornaleros. Éstos, junto a los artesanos, serán los artífices del crecimiento del núcleo urbano. La construcción del puente de Ferran Puig para cruzar el río (1873), la llegada del ferrocarril (1881) y el descubrimiento del agua artesiana (1893) abrieron perspectivas de desarrollo a la población que se materializarán en el siglo XX. El Prat afronta la entrada del nuevo siglo con un hecho fundamental en el campo: la consolidación de los cultivos de regadío, que han conseguido desbancar totalmente a los cereales de secano. Casi todas las tierras han sido adaptadas a los nuevos productos, mucho más rentables, y eso ha repercutido en la mejora de la situación general de la población agrícola y jornalera. El Prat vive unos años de expansión gracias a la comercialización de los excedentes agrícolas, y gozan de especial reconocimiento por su calidad la alcachofa, la lechuga y el melón. La ruptura con las formas de vida tradicionales vendrá provocada, básicamente, por la llegada de la industria y la instalación de la aviación. El paso de mano de obra del campo a la fábrica, la llegada masiva de trabajadores de otros lugares y la consolidación de la semanada en substitución del inseguro jornal, contribuirán a alterar profundamente la configuración social y cultural de El Prat. En 1917, con la instalación de la Papelera Española, en 1923 con los tres aeródromos en funcionamiento (eran los campos de la Aeronáutica Naval, el de Josep Canudas y el de la compañía francesa Latecoère) y en 1926 con la puesta en funcionamiento de La Seda, serán años clave en el proceso de transición de la sociedad agraria a la industrial. La consolidación del proceso industrializador comportará la llegada masiva de nuevos pobladores que se encontrarán con una ciudad que no está preparada para acoger este flujo demográfico. El Prat de 1950 tenía 10.038 habitantes y 25 años más tarde, en 1975, la población total era de 51.058 personas. Los principales déficit se sitúan en la falta de viviendas y de plazas escolares pero también se hacen evidentes en los servicios, especialmente en el agua y en el alcantarillado. A lo largo de los años setenta del siglo XX El Prat vivió un importante crecimiento, no siempre equilibrado, para adaptarse a la nueva realidad social. En los años ochenta el crecimiento urbano continuó y se ampliaron los polígonos industriales con la llegada de nuevas empresas. Las preocupaciones urbanísticas van dirigidas a conseguir una mejora en los equipamientos, especialmente en los barrios más densificados y con más carencias, en un intento de racionalizar el urbanismo incontrolado de las décadas anteriores y equilibrar el crecimiento. [editar] Símbolos El escudo del Prat de Llobregat se define por el siguiente blasón: Escudo losanjado: de azur, un grindel de argén ornamentado de oro y un cogollo de oro con el diente en la cabeza y mirando hacia dentro pasadas en sautor. Por timbre una corona mural de pueblo. Fue aprobado el 29 de marzo de 2001 y publicado en el DOGC el 23 de abril del mismo año con el número de documento 3373. Su Fiesta Mayor se celebra el último fin de semana de septiembre de cada año, coincidiendo con las Fiestas de la Merce en Barcelona, aunque es una coincidencia puramente temporal puesto que la Fiesta Mayor de El Prat se debe a San Cosme y San Damián. También son patrones de la localidad San Pedro y San Pablo. La segunda semana de diciembre se celebra la feria avícola de la raza Prat dedicada principalmente a una raza de pollo autóctona del municipio: el pollo de raza Prat, también conocido como Pota Blava. En el término municipal se encuentran algunos edificios de cierto interés histórico y arquitectónico: La telegrafía, obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1911 es la única estación telegráfica de la Marconi Wireless Telegraph Company que se conserva en territorio español. Se ha reformado recientemente y en la actualidad se encuentra en terreno del Aeropuerto de Barcelona y el acceso está controlado por AENA. La Granja la Ricarda es un edificio del Modernismo catalán construido en 1907. Aunque su autoría no está clara, algunos la atribuyen al arquitecto militar Francisco Bastos. Fue una de las granjas más modernas de su época, dedicada a la producción de leche. Fue demolida por la ampliación del aeropuerto y se ha reconstruido pieza por pieza en el Prat de Llobregat, en camí de Cal Silet. El mural de cerámica de la terminal B del aeropuerto, obra de Joan Miró, 1970. La casa consistorial en la Plaça de la Vila, edificio neogótico del año 1905 La Torre Balcells que actualmente alberga una de las 3 bandas de música municipales y el centro de interpretación del delta del Río Llobregat El edificio del Colegio de la Seda, antigua biblioteca y posteriormente colegio de la fábrica de La Seda de Barcelona El cuartel de Carabineros y la casa Semàfor, recientemente reformados se puede visitar y entrar dentro por una pasarela construida en su interior, en un lugar de gran belleza. El Artesà, antiguo teatro levantado por los campesinos y ciudadanos de la villa en la primera década del siglo XX. Ahora convertido en bar con terraza.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Ryanair reduce sus operaciones un 23% en El Prat «por el incremento de las tasas» aéreas

Ryanair reduce sus operaciones un 35% en Madrid y un 23% en Barcelona «por el incremento de las tasas» aéreas
Ryanair ha anunciado hoy «severos recortes» en sus vuelos a partir del verano del año que viene que afectarán, entre otros, al aeropuerto del Prat . Esta decisión se produce en «respuesta al incremento de las tasas» aeroportuarias por parte del Gobierno español, según indicó la compañía de bajo coste irlandesa en un comunicado. En concreto, la reducción del tráfico se elevará al al 23% en El Prat.
La aerolínea avanza que el próximo mes de marzo en el Prat, se suspenderán 4 rutas y 170 vuelos semanales. La compañía presidida por Michael O'Leary, quien mantuvo un visible enfrentamiento con el Ejecutivo español durante este verano después de que se cuestionara la seguridad de sus vuelos, advierte de que esta disminución de su programa de operaciones supondrá la pérdida de 4.500 puestos de trabajo en los aeropuertos españoles.
«Ryanair se opone a la decisión del Gobierno español de doblar las tasas aeroportuarias en los aeropuertos  , destacó Michael Cawley, vicepresidente de Ryanair, en una rueda de prensa, en la que, con un tono amenazante, detalló que este retroceso no es definitivo. «Estos recortes de tráfico en España son reversibles pero solo si el gobierno español y su monopolio aeroportuario, AENA, reducen los costes operativos de manera que se consiga estimular el sector turístico».
Tasas más baratas que en el resto de la UE.
El pasado mes de julio entró en vigor una subida del 10,2 % de media en todos los aeropuertos de la red de AENA, aunque el incremento resultó mayor el algunas ciudades como Barcelona y Madrid, donde las tarifas repuntaron el 53,6% y el 50,3%, respectivamente. Para el ejercicio del año que viene, las tasas se encarecerán otro un 7% como consecuencia de lo establecido en los Presupuestos Generales del Estado, que contemplan un alza de cinco puntos por encima del IPC del mes de octubre.
En el momento de su aprobación, el presidente del gestor aeroportuario, José Manuel Vargas, insistió en que la medida resulta «imprescindible», dada la grave situación económica de la sociedad pública, embarcada en un proceso de privatización parcial.
Con las tarifas previas a la subida de 2012, solo se recuperaban el 63,5 % de los costes generados por la actividad en los aeropuertos, a los que se destinaron unas inversiones de 15.000 millones de euros en los últimos diez años. Las previsiones para 2013 apuntan, tras estos sucesivos ascensos, a una cobertura del 76,7%. AENA, además, recalca que las tarifas españolas resultan un 43,5 % más baratas que la media europea.

Vecinos y empresarios de Castelldefels piden reformar la tercera pista del aeropuerto

Pista Aeropuerto de El Prat
 (EUROPA PRESS) -
   El grupo ciudadano 'Preservem Castelldefels', integrado por vecinos y empresarios de este municipio, han reclamado la sustitución de la tercera pista del aeropuerto de El Prat por una nueva pista más larga y desplazada hacia el norte para acabar con los problemas de ruidos y de contaminación que sufre la ciudad.
   En un comunicado, 'Preservem Castelldefels' ha mostrado su apoyo al proyecto 05-23 presentado por el Ayuntamiento en el mes de junio por el que se construiría de nuevo la tercera pista para desplazar todo el impacto acústico de la tierra al mar.
   'Preservem Castelldefels' se posiciona "claramente" a favor de este proyecto y anuncia la realización de acciones de divulgación, sensibilización y concienciación ciudadana para recabar apoyos "en defensa de un modelo de crecimiento del aeropuerto de El Prat, capaz de aumentar su ritmo de actividad pero respetando en todo momento los derechos e intereses de la población de su entorno".
   La primera de las actividades tendrá lugar el 16 de diciembre, cuando se convocará una reunión informativa con los portavoces de 'Preservem Castelldefels' y de la Oficina técnica municipal de seguimiento del aeropuerto que expondrán públicamente en qué consiste el proyecto 05-23 y porqué defiende que es la solución más adecuada para garantizar un crecimiento "sostenible" del aeropuerto.
   El grupo ciudadano 'Preservem Castelldefels' fue creado en 2002 y está formado por la Federación de Asociaciones de Vecinos, la Red Empresarial y Comercial de Castelldefels y el Gremio de Hostelería de Castelldefels y del Baix Llobregat.

El Baix recupera els terrenys d"eurovegas", per la agricultura


Tal dia com avui...

Tal dia com avui, al 1939, li era concedida la llibertat condicional al tinent alcalde del Prat, pagès i afiliat a Unió de Rabassaires Josep Mas i Nicolau. Després de la Guerra Civil va ser empresonat a Sant Sebastià i posteriorment condemnat a 12 anys, amb treballs forçats a Vic. Finalment, al febrer de 1945 li era concedida la llibertat definitiva. (Lannarie).

Mabel Martí Recomana.

Valenciana nascuda per casualitat a Barcelona l’any 1973, és Llicenciada en Ciències de la informació i en Literatura comparada. Va començar a treballar a la ràdio, a COM ràdio, amb Elisenda Roca en els programes Les Tardes i Dies de Ràdio. El 2004 fa el salt a TV3 de la mà d’Albert Om a El Club, on treballa com a guionista i presentadora d’entrevistes, seccions i reportatges.
Posteriorment presentarà el seu propi programa a TV3: La salut al cistell. Torna a la ràdio, col·laborant a El món a RAC1 de Jordi Basté. El 2009 publica el seu primer llibre Ai, mare!! on explica amb humor i sinceritat les seves experiències com a mare i les situacions que això genera. Un llibre en el qual tothom que ha passat per aquesta experiència s’hi veu reconegut.
La podràn escoltar demà a les set de la tarda a la sala d'actes de la Biblioteca Antonio Martín, del Cèntric i la entrada es lliure.

Derecho a decidir versus pancha contenta

 OPINIÓN
 Manuel Dobaño
Una vez conocido el resultado electoral, la noche del 25-N, escuché una primera sentencia de mi señora esposa: que si para este viaje no hacían falta alforjas, que ya se podrían haber ahorrado un gasto semejante, etc., etc. Unas elecciones, dicho sea de paso, en las que ha habido una participación record y han patinado las encuestas. Luego escucharía en la tele las diferentes opiniones de sesudos profesionales de la verborrea y de la teoría política, todos ellos más papistas que el mismísimo Papa de Roma, y fue entonces cuando entré en una especie de trance del que todavía no he conseguido recuperarme del todo.
Leía a continuación la prensa digital (la de papel sale más cara) y me encontraba con los siguientes titulares: ‘Duro revés electoral de Mas’ (La Vanguardia), ‘Batacazo de Mas’ (El Periódico), ‘El plan soberanista de Mas fracasa en las elecciones’ (El País), ‘Mas pierde doce escaños en su desafío independentista’ (El Mundo), ‘El soberanismo de Mas naufraga’ (La Razón), ‘Fracasa el desafío de Mas, gana España’ (ABC), ‘Batacazo de Mas en Cataluña’ (La Voz de Galicia) y ‘CiU perd 12 diputats, però el soberanisme és majoría al Parlament’ (El Punt/Avui).
Juzguen ustedes mismos. Está claro que todos los palos van en la misma dirección: garrotazo y tiente tieso al costillar de la persona que se arriesgó a primar su discurso utópico por encima de las necesidades reales de unos ciudadanos acuciados por los recortes sociales. Solamente el último de los rotativos arriba enumerados nos recordaba que, por encima de la merma del poder electoral del nacionalismo moderado de CiU, el soberanismo ha conseguido una mayoría más que holgada en el Parlament catalán, tal como ha destacado la prensa internacional.
En la tertulia radiofónica que participé el día después de la jornada electoral, provoqué un cierto revuelo entre mis compañeros de debate cuando hablé de las dos Cataluñas que se habían dibujado en el mapa electoral del Principado. Expliqué que cuando estos días me encontraba por la calle con amigos y convecinos, éstos me preguntaban a quién iba a votar, sí a los que quieren la independencia, o a los otros.
Tal como diría el ciudadano ese cuya opción política ha conseguido triplicar sus escaños, que si quería más a mi padre, o a mi madre. Un servidor, naturalmente, intentaba no caer en semejante trampa, y mi respuesta, lejos de irme por los cerros de Úbeda, intentaba centrarla en la necesidad de impulsar una consulta popular, centrada en el inalienable y democrático derecho a decidir, sin descuidar las reivindicaciones sociales. Es decir, dicho en lenguaje llano y entendedor: derecho a decidir versus pancha contenta.
En las comarcas del entorno metropolitano barcelonés, los votantes del PSC y ICV-EUiA, han dicho claramente cuál es su prioridad: prou retallades¡ y, sobre todo, más atención a las políticas de temática social; mientras que en la Cataluña profunda parece que se ha priorizado más el mensaje soberanista. Una vez más, el pueblo soberano ha hablado y ahora empezará el baile de los pactos para intentar recomponer el auténtico puzzle que nos ha dejado el 25-N.
¿La propuesta de la consulta quedará en vía muerta, o calle sin salida, tal como vaticinan voces mesetarias? En cualquier caso, un servidor también piensa que si Artur Mas tiene ahora mismo un problema, también lo tiene Mariano Rajoy. Definitivamente, el encaje de Cataluña con España, producto del famoso ‘café para todos’ de la transición política, está en la raíz de todo este lío que se ha montado últimamente.