Algo más de nuestro pueblo

La ciudad de El Prat de Llobregat se encuentra en la comarca del Baix Llobregat en la provincia de Barcelona, comunidad autónoma de Cataluña, España y forma parte del área metropolitana de Barcelona. En su término municipal se encuentran infraestructuras de gran importancia para Barcelona como el Aeropuerto de Barcelona, y una vez finalizadas las obras del desvío del Río Llobregat una parte de la zona portuaria del puerto de Barcelona. La ciudad se encuentra a orillas del Mar Mediterráneo y su término municipal de una superficie de 32,23 km² linda con los de Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Baudilio de Llobregat y Viladecans. El terreno es prácticamente llano y su altitud máxima (5 metros) se encuentra en la Plaça de la Vila. Las localidades hermanadas con El Prat son Garrovillas de Alconétar (Cáceres), Gibara (Cuba), Kukra Hill (Nicaragua) y el condado de Fingal (Irlanda).Clima El Prat tiene clima mediterráneo, con veranos cálidos e inviernos templados y relativamente húmedos. La temperatura media anual es de 15,6 °C. La de las máximas es de 19,8 °C y la de las mínimas de 11,3 °C. La media de precipitación anual es de 628 litros por metro cuadrado, aunque la cantidad varía notablemente de un año a otro. Las precipitaciones muestran dos mínimos (febrero y julio) y dos máximos (mayo y octubre). En muy pocas ocasiones, ha nevado, y cuando lo ha hecho, ha sido durante un período pequeño. La última vez que nevó fue el día 8 de marzo de 2010, haciéndolo durante todo el día, siendo la mayor nevada en 25 años. En el periodo 1971-2001 los datos meteorológicos más relevantes registrados en el aeropuerto fueron: Temperaturas: La temperatura más baja registrada fue de -7,2ºC. El mes más frío es enero, con una media de 8,9ºC. El mes más cálido es julio, con una media de 23ºC. La temperatura más alta registrada fue de 34,2ºC. Precipitación: El mes menos lluvioso es julio, con una media de 20 l/m². El mes más lluvioso es octubre, con una media de 91 l/m². La máxima precipitación recogida en 24 horas fue de 174 l/m². El Prat es el único municipio creado cuyo territorio se encuentra íntegramente en el delta del Llobregat. Las tierras de El Prat comienzan a ser habitadas hacia el siglo X, mucho antes de la creación del núcleo urbano. A finales del siglo XVII El Prat todavía no formaba poblado pero poseía una vida legal independiente con un consejo y unas ordenaciones municipales desde 1689. El siglo XVII es el del nacimiento de El Prat urbano. Así, entre 1720 y 1740 comienzan a construirse las primeras casas alrededor de los edificios de la plaza, hecho motivado por la autorización concedida a Bernat Gual, un granjero, para abrir una carnicería próxima a un cruce de caminos (lo que hoy es la Plaça de la Vila). Posteriormente, se concedía el derecho papal para tener una parroquia propia, y más tarde crecían a los alrededores el hostal (que hacía las funciones de taberna y panadería, aparte de las que su nombre indica). La apertura de la carnicería, su buena situación, la construcción de la parroquia y la del hostal, favorecieron que varios artesanos se instalaran en el lugar. A lo largo del siglo las casas se agruparán en dos hileras que se extenderán paralelamente hacia el norte resiguiendo los dos lados de uno de los caminos. Así se formará la primera calle del pueblo, la única que habrá durante mucho tiempo: la calle Major. Poco después el pequeño núcleo se ve favorecido por la barca que el mismo Bernat Gual pone en servicio para pasar el río, ya que para ir a comerciar a Barcelona se requería remontar el río (que en aquel tiempo transcurría justo al este de la hilera de casas) hasta el primer puente, en Martorell, a 23 km de allí, lo que suponía un viaje de un día sólo para ir. Con la barca, el trayecto quedó reducido a ocho kilómetros, cosa que hizo que muchos más campesinos se interesaran en instalarse en El Prat. Al empezar el siglo XIX, la economía de la población está basada todavía en una agricultura tradicional, fundamentada en el trabajo familiar y en la contratación temporal de jornaleros en los momentos de más trabajo. A lo largo del siglo, el crecimiento de la actividad agrícola, juntamente con el incremento demográfico, provocará un aumento del número de jornaleros. Éstos, junto a los artesanos, serán los artífices del crecimiento del núcleo urbano. La construcción del puente de Ferran Puig para cruzar el río (1873), la llegada del ferrocarril (1881) y el descubrimiento del agua artesiana (1893) abrieron perspectivas de desarrollo a la población que se materializarán en el siglo XX. El Prat afronta la entrada del nuevo siglo con un hecho fundamental en el campo: la consolidación de los cultivos de regadío, que han conseguido desbancar totalmente a los cereales de secano. Casi todas las tierras han sido adaptadas a los nuevos productos, mucho más rentables, y eso ha repercutido en la mejora de la situación general de la población agrícola y jornalera. El Prat vive unos años de expansión gracias a la comercialización de los excedentes agrícolas, y gozan de especial reconocimiento por su calidad la alcachofa, la lechuga y el melón. La ruptura con las formas de vida tradicionales vendrá provocada, básicamente, por la llegada de la industria y la instalación de la aviación. El paso de mano de obra del campo a la fábrica, la llegada masiva de trabajadores de otros lugares y la consolidación de la semanada en substitución del inseguro jornal, contribuirán a alterar profundamente la configuración social y cultural de El Prat. En 1917, con la instalación de la Papelera Española, en 1923 con los tres aeródromos en funcionamiento (eran los campos de la Aeronáutica Naval, el de Josep Canudas y el de la compañía francesa Latecoère) y en 1926 con la puesta en funcionamiento de La Seda, serán años clave en el proceso de transición de la sociedad agraria a la industrial. La consolidación del proceso industrializador comportará la llegada masiva de nuevos pobladores que se encontrarán con una ciudad que no está preparada para acoger este flujo demográfico. El Prat de 1950 tenía 10.038 habitantes y 25 años más tarde, en 1975, la población total era de 51.058 personas. Los principales déficit se sitúan en la falta de viviendas y de plazas escolares pero también se hacen evidentes en los servicios, especialmente en el agua y en el alcantarillado. A lo largo de los años setenta del siglo XX El Prat vivió un importante crecimiento, no siempre equilibrado, para adaptarse a la nueva realidad social. En los años ochenta el crecimiento urbano continuó y se ampliaron los polígonos industriales con la llegada de nuevas empresas. Las preocupaciones urbanísticas van dirigidas a conseguir una mejora en los equipamientos, especialmente en los barrios más densificados y con más carencias, en un intento de racionalizar el urbanismo incontrolado de las décadas anteriores y equilibrar el crecimiento. [editar] Símbolos El escudo del Prat de Llobregat se define por el siguiente blasón: Escudo losanjado: de azur, un grindel de argén ornamentado de oro y un cogollo de oro con el diente en la cabeza y mirando hacia dentro pasadas en sautor. Por timbre una corona mural de pueblo. Fue aprobado el 29 de marzo de 2001 y publicado en el DOGC el 23 de abril del mismo año con el número de documento 3373. Su Fiesta Mayor se celebra el último fin de semana de septiembre de cada año, coincidiendo con las Fiestas de la Merce en Barcelona, aunque es una coincidencia puramente temporal puesto que la Fiesta Mayor de El Prat se debe a San Cosme y San Damián. También son patrones de la localidad San Pedro y San Pablo. La segunda semana de diciembre se celebra la feria avícola de la raza Prat dedicada principalmente a una raza de pollo autóctona del municipio: el pollo de raza Prat, también conocido como Pota Blava. En el término municipal se encuentran algunos edificios de cierto interés histórico y arquitectónico: La telegrafía, obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1911 es la única estación telegráfica de la Marconi Wireless Telegraph Company que se conserva en territorio español. Se ha reformado recientemente y en la actualidad se encuentra en terreno del Aeropuerto de Barcelona y el acceso está controlado por AENA. La Granja la Ricarda es un edificio del Modernismo catalán construido en 1907. Aunque su autoría no está clara, algunos la atribuyen al arquitecto militar Francisco Bastos. Fue una de las granjas más modernas de su época, dedicada a la producción de leche. Fue demolida por la ampliación del aeropuerto y se ha reconstruido pieza por pieza en el Prat de Llobregat, en camí de Cal Silet. El mural de cerámica de la terminal B del aeropuerto, obra de Joan Miró, 1970. La casa consistorial en la Plaça de la Vila, edificio neogótico del año 1905 La Torre Balcells que actualmente alberga una de las 3 bandas de música municipales y el centro de interpretación del delta del Río Llobregat El edificio del Colegio de la Seda, antigua biblioteca y posteriormente colegio de la fábrica de La Seda de Barcelona El cuartel de Carabineros y la casa Semàfor, recientemente reformados se puede visitar y entrar dentro por una pasarela construida en su interior, en un lugar de gran belleza. El Artesà, antiguo teatro levantado por los campesinos y ciudadanos de la villa en la primera década del siglo XX. Ahora convertido en bar con terraza.

domingo, 15 de abril de 2012

L'abans i el després de Salvador Grau Tena

Carrer Coronel Sant Feliu

Sheldon Adelson, el dueño del azar

Detrás de un gran hombre se esconde, por norma general, una gran historia. Más si nuestro gran hombre atesora un 'botín' valorado en 24.900 millones de dólares (16.300 millones de euros), según la revista Forbes. Sheldon Adelson (presidente y director ejecutivo de Las Vegas Sand Corporation y promotor de 'Eurovegas') ocupa un lugar más que privilegiado en el Olimpo de los magnates. No en vano posee la tercera fortuna de los Estados Unidos. Es el hombre que más beneficios ha recaudado en los últimos tres años.

De la miseria al lujo
No nació en cuna de oro, ni creció entre algodones. Uno de sus mayores méritos, amén de los empresariales, posiblemente radique en pasar de no tener nada a convertirse en el 14º hombre más rico del mundo, según la prestigiosa publicación Forbes. Su padre, inmigrante lituano, era taxista. Su madre, galesa e hija de un minero ucraniano, ayudaba a la maltrecha economía familiar cosiendo. Atrás queda en su memoria el frio suelo en el que dormía con sus tres hermanos en el humilde apartamento de un barrio obrero en Boston. Este ha sido sustituido por su particular búnker, de cuyas paredes cuelgan fotos con George W. Bush, Rudy Giuliani o Benjamin Netanyahu, situado en las entrañas de uno de los hoteles más lujosos de Las Vegas, Venezia Tower.

Trayectoria
Sin embargo, esta 'megametamorfosis' no se produjo de la noche a la mañana. Llevó su tiempo y necesitó su correspondiente esfuerzo. Su visión empresarial despertó casi en la preadolescencia. Con tan sólo 12 años pidió su primer préstamo: 150 euros para vender periódicos. Cuatro después, ya apuntaba maneras como futuro tiburón financiero. El negocio de máquinas expendedoras ya estaba inventado, pero él apostó por un cambio de ubicación, así que trasladó estas de las fábricas a las gasolineras 24 horas. Cambió el ejército por la venta de productos de baño para hoteles. Probó suerte como inversor inmobiliario y terminó gestionando una empresa de tours.
Carece de estudios universitarios, pero eso no le impidió pasar por alto el éxito de los ordenadores, así que en 1979 se embarcó en una nueva aventura: Comdex, el mayor evento de tecnologías de información. Una década después compró uno de los hoteles más emblemáticos de Las Vegas, Venezia Tower. Y lo reconstruyó transformándolo en el más grande del mundo. No contento con ello, se marchó a explorar nuevos territorios. Encontró una nueva 'mina de oro' en Asia, donde emprendió dos nuevos proyectos, Sands Macaco (en la antigua colonia portuguesa), que comenzó a funcionar en 2004 y Marina Bay Sands, en Singapur, que abrió sus puertas en 2010.

¿Respeto, admiración o temor?
Quizá aquello que realmente despierte Adelson en sus semejantes sea una mezcla de estos tres sentimientos. Admiración y respeto por sus logros, temor por su poder. Recelan de él los sindicatos. No en vano, los trabajadores de su hotel son los únicos en todas Las Vegas que no se pueden afiliar a uno. Espanta a los políticos, sobre todo a los progresistas, al financiar con cinco millones de dólares al candidato republicano Newt Gingrich en la actual campaña electoral. Ambos coinciden en que 'Palestina es un pueblo inventado', según Gingrich. Pero sobre todo asusta su implicación en la causa israelí. 'El judío más rico del mundo', como él mismo se definió ante George Bush, no se conforma con influir en la política exterior norteamericana. Así lo demuestra el control que pretende ejercer en Tel Aviv, ya sea mediante la creación de un 'lobby,' la donación a grupos sionistas o la prensa (diario Hayom)

Comprometido con la causa judía
En su más tierna infancia, como muchos otros niños judíos que residían en el país de las oportunidades en los años 40, recibió no pocas palizas a manos de algunos vecinos irlandeses. Estas también quedaron en el olvido, pero no la causa judía, de la que se ha hecho defensor a ultranza, eso sí, a su manera. Parece que el número 25 le trae suerte. Y es que es esta la cantidad de millones que ha donado en alguna que otra ocasión. En 2006 Adelson concede 25 millones de dólares a la organización sionista Birthright Israel. Dicha organización financia los viajes de judíos a Israel, para fortalecer lazos entre los judíos israelíes y los de la diáspora. En 2007 Adelson repite la operación con otros 25 millones, permitiendo su generosidad que veinte mil personas pisen de nuevo suelo israelí. Hace un año (2011), Adelson dona 25 millones más con el propósito de conservar el Memorial Yad Vashem en Jerusalén.

Siempre atento a la familia
Con la mirada siempre puesta en el dólar, Adelson no sólo no descuida a los suyos, sino que, buscando su respaldo incondicional, los hace participes de sus, en ocasiones, arriesgadas decisiones empresariales. Septiembre de 2008, la compañía de Adelson, propietario del 69% de la misma, atravesaba por uno de los momentos más complicados de su existencia. La única vía de escape era la refinanciación, así que el señor dólar, que disponía de alrededor de 3.000 millones de dólares en el banco, inyectó a la empresa capital de su bolsillo. Eso sí no sin antes contar con la autorización de sus herederos. Adelson convocó a su esposa e hijas mayores a una cumbre de la familia, en la que les informó que estaba dispuesto a apostar su herencia en pos del negocio, pero no sin su bendición. 'Papá, nosotros creemos en ti, creemos en la empresa, y creemos que es lo correcto a hacer', respondió una de sus hijas. Eso sí que es confianza, o quizá comprensión.

Madrid versus Barcelona
El destino parece condenar a las dos principales ciudades españolas a rivalizar eternamente sea cual sea la causa. Y es que, el dueño del azar tras su triunfal paso por el continente asiático, ha situado a nuestro país, donde pretende construir una réplica de la "Ciudad del Pecado", en el punto de mira. En la competencia por albergar dicha réplica se sitúan dos eternos rivales: Madrid y Barcelona. Con independencia de la sede, ocuparía una superficie de más de tres kilómetros (aproximadamente la mitad de tamaño del bulevar original en el estado de Nevada).

'Eurovegas'
El proyecto comprende un total de doce complejos hoteleros (unas 36.000 habitaciones), seis casinos (con más de 1.000 mesas de juego y 18.000 recreativas), nueve teatros, varios campos de golf e incluso un macroescenario de 15.000 localidades donde los 'Elvis' españoles puedan deleitar al respetable.
En términos económicos, la inversión podría alcanzar los 18.500 millones de euros (de aquí a 2022) y se calcula que se podrían llegar a crear unos 200.000 nuevos puestos de trabajo (entre directos e indirectos). Esta es la oferta de Adelson, pero, como se puede imaginar, viene acompañada de la correspondiente demanda: flexibilización de la ley contra el blanqueo de capitales, modificación de la ley de extranjería, relajación de la rigidez de los convenios colectivos, cesión del suelo, financiación de hasta el 60% de los gastos de formación a empleados, dos años de exención en las cuotas de la Seguridad Social seguida de una reducción del 50% en los siguientes tres años… según El País o el Diario de Levante.

Fuente: Yahoo